Aves en Gijón

Birdwatching in Gijón (N Spain)

viernes, 23 de septiembre de 2022

Escribano hortelano "Emberiza hortulana". Segunda cita en años consecutivos para el concejo de Gijón.

    La migración postnupcial por nuestro concejo gijonés en este año 2022, sigue viento en popa. La calidad, por su rareza en Gijón, de alguna de las especies vistas, unida a la enorme cantidad de ejemplares de las especies más comunes, está haciendo que sea, de nuevo, un año para recordar. Para muestra, la entrada de hoy. Los lectores de este blog es posible que recordéis una entrada publicada el año pasado en este mismo mes (concretamente el 6 de septiembre del 2021), con motivo del avistamiento hecho por Alfonso Jorge Caso de los Cobos Martínez y su esposa María del Carmen del Llano Fernández. Ese día vieron y fotografiaron varios ejemplares de escribano hortelano Emberiza hortulana por la Campa Torres. Fue la primera cita de la que se tenía constancia para esta especie en nuestro concejo. No es de extrañar, por tanto, la gran alegría que supuso volver a tener noticias de esta especie en el mismo lugar, la Campa Torres. Y casi en el mismo tiempo, solamente tres días más tarde, que el año pasado. Concretamente el viernes 9 de septiembre del 2022. Lo que creemos que pone de manifiesto la importancia de revisar nuestras bases de datos a fin de repasar las observaciones hechas anteriormente y en fechas próximas al día en el que estemos. Las aves migratorias suelen ser fieles a sus lugares de paso o invernada. Y también suelen ser muy puntuales en su aparición en esos lugares. No es de extrañar que, si no sucede que veamos una especie escasa o rara, que también, sea prácticamente seguro que nos encontraremos, hablando de estas fechas, a todo el contingente de ejemplares migratorios o invernantes de las especies mas comunes en nuestro concejo. Volviendo al escribano hortelano, el objeto de esta entrada. El 9/09/22, Francisco Javier Briz Nolasco vio y fotografió un escribano hortelano Emberiza hortulana. Aquí lo tenéis:

Escribano hortelano Emberiza hortulana. 9/09/22.
Foto: Autor © Francisco Javier Briz Nolasco (Fran Briz).


   El escribano hortelano es relativamente frecuente como reproductor en la vertiente leonesa de la Cordillera Cantábrica. Pero es un escaso nidificante en la parte asturiana de la misma. En lo que respecta al resto de la región, es un ave de presencia prácticamente testimonial en ambos pasos. Tanto en el postnupcial, como en el prenupcial. Para que os hagáis una idea de su rareza, deciros que aunque hay varios territorios con cría confirmada en los concejos de Cangas del Narcea, Degaña y Somiedo e indicios de ella en Aller e Ibias, en algún año no se recibieron citas de la especie. Ni citas de reproducción, ni citas en migración. Desde que existen registros ornitológicos, allá por el año 1975, esta especie ha sido rara avis en nuestra región. Y durante el siglo XXI han sido muy escasas los registros de escribano hortelano en Asturias. Aparecen reflejados en el Anuario Ornitológico Digital que publica la Coordinadora Ornitolóxica d'Asturies (C.O.A.) en su página web:

http://www.coa.org.es/images/annuariuembhor.pdf

   Si habéis leído la anterior entrada de la especie en este blog, sabréis que este pequeñín está considerado una delicadeza gastronómica en la vecina Francia. Pese al hecho de que en ese país el escribano hortelano está catalogado como una especie en peligro de extinción, su consideración gastronómica hace que se siga cazando de forma ilegal. Lo que contribuye a la merma de sus poblaciones. Una amenaza más que se se suma a la pérdida del hábitat por la desaparición de los pequeños huertos de montaña y la intensificación agrícola en otros lugares. Aunque está protegido por la legislación europea desde el 14 de febrero del 2021 (https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=DOUE-L-2021-81857), se sigue cazando y capturando para su engorde y posterior degustación. A pesar de que su población ha sufrido una caída cifrada en el 88% durante las últimas décadas. Datos recogidos desde 1980. Fuente, revista Quercus:

https://www.revistaquercus.es/noticia/7631/articulos/la-caza-del-escribano-hortelano-en-francia-no-es-sostenible.html.

   La población reproductora en España, según datos no actualizados, se calcula que oscila entre 200.000 y 225.000 parejas. Pero lo difícil y fragmentado de su hábitat de distribución, hace complicado censar su población. Que parece, según datos del programa SACRE para el período 1998-2005 y siguiendo la tendencia europea, haber descendido. Todo ello supone que en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas el escribano hortelano aparezca catalogado como "De interés especial". Fuente: SEO/BirdLife.

https://seo.org/ave/escribano-hortelano/

   En el mundo, a pesar de que la población de escribano hortelano parece estar en disminución, es difícil dar una tendencia fiable. Debido, principalmente, a su enorme rango de distribución. Ello hace que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) lo haya catalogado en su Lista Roja como una especie de "Preocupación Menor" (LC o Least Concern por sus siglas en inglés). Fuente: BirdLife International.

http://datazone.birdlife.org/species/factsheet/ortolan-bunting-emberiza-hortulana

   Volviendo a España, podéis seguir la evolución de su población con los datos publicados en los distintos Atlas de Aves Reproductoras de SEO/BirdLife:

https://atlasaves.seo.org/ave/escribano-hortelano/


   El escribano hortelano parece que no corre peligro a nivel mundial. Pero no debemos bajar la guardia. Por desgracia tenemos demasiados ejemplos de las llamadas "extinciones silenciosas". Desapariciones progresivas de especies de animales salvajes que parecían tener poblaciones numerosas y saludables. La paloma migratoria americana Ectopistes migratorius es un claro ejemplo de ello. Una especie de ave cuyos bandos, durante las migraciones, llegaban a oscurecer el brillo del sol. Era la especie de ave más abundante de Norteamérica. Y probablemente la especie de ave más abundante del mundo en aquellos tiempos. La caza acabó con ellas. En 1900 se la calificó como especie extinta. Unos años antes, en 1896, se mataron 250.000 ejemplares en un solo día. Todos ellos eran adultos reproductores. Las crías se abandonaron y acabaron muriendo en los nidos. El final de la historia es más triste y cruel que esto que os contamos. Podéis leerlo en el enlace al final de este párrafo. Fuente: Wikipedia.

https://es.wikipedia.org/wiki/Ectopistes_migratorius

   Otro ejemplo de extinción silenciosa, si no se le pone remedio inmediato, será la de un "primo" de la especie que traemos hoy al blog. Un pariente del escribano hortelano. Nos referimos al escribano aureolado Emberiza aureola. Esta especie también está considerada una delicia gastronómica. Concretamente en China. Y tanto la degradación de su hábitat, por ejemplo con la desecación del Mar de Aral para usar el agua de los ríos que lo alimentan en cultivos de regadío intensivo, como la caza abusiva, legal o furtiva, de la especie, están acabando con él. Antes, aunque era una especie de distribución principalmente oriental, algún ejemplar se veía en dispersión por el centro y occidente europeos. Hace muchos años que no se reciben registros de esta especie. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza lo ha incluido en su Lista Roja en la categoría de "En peligro crítico de extinción" o CR (Critically Endangered) por sus siglas en inglés:

http://datazone.birdlife.org/species/factsheet/yellow-breasted-bunting-emberiza-aureola

   Con estos ejemplos no queremos parecer catastrofistas. Solamente pretendemos poner el acento en que las apariencias pueden engañar. Y lo que ahora es una población relativamente estable a nivel mundial de escribanos hortelanos, puede cambiar en un futuro casi sin que nos demos cuenta. Esperemos, deseemos, que los distintos gobiernos de todas las naciones en las que este bonito pájaro, el escribano hortelano, está presente, quieran y sepan garantizar el cumplimiento de las medidas tomadas para su conservación.


   Para finalizar con alegría la entrada, os compartimos más imágenes que Fran Briz sacó el día en que vio al escribano hortelano por la Campa Torres. Fotos para la esperanza.

Escribano hortelano Emberiza hortulana. 9/09/22.
Foto: Autor © Francisco Javier Briz Nolasco (Fran Briz).


Escribano hortelano Emberiza hortulana. 9/09/22.
Foto: Autor © Francisco Javier Briz Nolasco (Fran Briz).


Escribano hortelano Emberiza hortulana. 9/09/22.
Foto: Autor © Francisco Javier Briz Nolasco (Fran Briz).


   Esto ha sido todo por hoy. Damos las gracias a Francisco Javier Ruiz NolascoFran Briz, por la amable y desinteresada cesión de las fotos que nos han permitido ilustrar la entrada de esta especie tan difícil de ver en nuestro concejo. Muchas gracias por dejarnos compartir las fotos, Fran Briz. Y muchas gracias a vosotros por pasar a leernos.

viernes, 16 de septiembre de 2022

Fumarel aliblanco "Chlidonias leucopterus" en Gijón. Cronología de una observación.

    Hace unos pocos días y en una anterior entrada, escribimos que este paso postnupcial del 2022 estaba siendo bueno. Y que, aunque quedaba mucho, todavía no había llegado al nivel de la calidad de las observaciones del paso postnupcial del año pasado. A la vista de los últimos acontecimientos creemos que, si no ha llegado ya a esa cota la actual migración postnupcial u otoñal, le falta muy poquito. Van llegando especies que hacen que el nivel suba como la espuma, como se dice vulgarmente. La última que hemos tenido la oportunidad de contemplar ha sido un precioso ejemplar juvenil de fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus. Es una especie que se estrena en el blog. Una foto del protagonista de esta entrada y del paso postnupcial, hasta la fecha, en el concejo de Gijón:

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus joven.

   Aunque no se considera rareza a nivel nacional, sí lo es a nivel provincial. Lo que da idea de lo realmente escasa que esta especie es en Asturias. De hecho y hasta esta observación gijonesa, solamente se habían registrado en nuestra provincia catorce ejemplares. Repartidos en siete observaciones. En el concejo de Gijón solamente había constancia de dos observaciones en el embalse de San Andrés de los Tacones. Un joven visto el 27/08/05 y dos jóvenes vistos al día siguiente (28/08/05). Ambas fueron hechas por Daniel López Velasco. Datos actualizados en el Anuario Ornitológico Digital, publicado en la página web de la Coordinadora Ornitolóxica d'Asturies (C.O.A.).:

http://www.coa.org.es/images/annuariuchlleu.pdf

   Del enlace anterior hemos sacado este gráfico. En él veis las citas y la época en las que se ha observado en Asturias esta especie:

Número de citas de fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus.
Por quincenas y en el período 2000-2019.

   Todas las observaciones de la especie que hay recopiladas en nuestra región están hechas durante los pasos migratorios. La mayoría durante el paso postnupcial u otoñal. Cinco de las siete observaciones lo fueron en el postnupcial. Dos fueron hechas en el prenupcial o primaveral.

   El fumarel aliblanco no cría en España. Su zona de reproducción más cercana a nuestro país se encuentra en el noroeste de Italia. En el resto del continente europeo cría, principalmente, en los países de Europa oriental. Desde Hungría al Mar Negro. También y en lo referente a Europa, lo hace en Polonia, las antiguas repúblicas soviéticas y Rusia. Lo veis en este mapa de la Wikipedia. La zona de reproducción, en naranja. El área de invernada, en azul:

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus. Mapa mundial de distribución.
Fuente: Wikipedia.

   Lo extenso de su área de distribución hace que no sea fácil establecer el total de individuos que constituye la población de la especie. En Europa se calcula que el número de parejas oscila en una horquilla que va desde algo más de las 66.000 y hasta las 173.000 parejas reproductoras. Fuente: BirdLife Data Zone:

http://datazone.birdlife.org/species/factsheet/white-winged-tern-chlidonias-leucopterus/text

   Y lo oriental de su área europea de reproducción, hace que Asturias quede fuera de sus rutas habituales de migración. La especie, siendo muy poco común en nuestro país, es menos rara de ver, siempre durante los pasos migratorios y especialmente en primavera, por las costas mediterráneas y Baleares. Las citas españolas proceden, principalmente, de los litorales catalán y levantino. Y principalmente en el paso prenupcial. Fuente: SEO/BirdLife:

https://seo.org/ave/fumarel-aliblanco/

   Como curiosidad, deciros que existe un dato de anillamiento de un fumarel aliblanco en España. Fue en al año 1999. Podéis leerlo en este Informe sobre la Campaña de Anillamiento de Aves en España. Año 1999:

https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/1999_tcm30-200244.pdf

   Todo ello en su conjunto nos hace ver que es una especie realmente difícil de observar en nuestro país. Y todavía es más difícil de ver en el litoral cantábrico-atlántico. Es el caso de Asturias. Lo que da un gran valor a la observación de este fumarel aliblanco. Las observaciones de la especie registradas en España son muy escasas. Según SEO/BirdLife es muy raro y se cita, escasamente, en ambos pasos migratorios. Especialmente en el prenupcial. Las observaciones corresponden a aves aisladas y, algunas veces, a parejas o tríos. Podéis leerlo en el enlace anterior a la web de SEO/BirdLife.

   Y en esta foto, cedida por Julián Rufino Gómez González y que está sacada del libro Aves Migradoras Ibéricas, de Francisco Bernis Madrazo, tenéis información sobre sus rutas migratorias. Y podéis comprender el porqué de su escasa presencia en nuestro país:

Migración del fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus.
Fuente: Aves Migradoras Ibéricas, de Francisco Bernis Madrazo.

   Volviendo, precisamente, al ejemplar objeto de esta entrada. Deciros que fue localizado por César Fernández González. El sábado 3 de septiembre del 2022 (3/09/22) en la desembocadura del Piles en la playa de San Lorenzo. César es el administrador, entre otros blogs, de Paseos por la Naturaleza. La identificación del ejemplar fue confirmada por uno de los mejores ornitólogos españoles. Daniel López Velasco. Unas fotos de ese día. Están hechas por César:

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus joven. 3/09/22.
Foto: Autor © César Fernández González.

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus joven. 3/09/22.
Foto: Autor © César Fernández González.

   Al rato de hacer las fotos, el ejemplar salió volando en dirección sureste y pensamos que seguiría viaje migratorio. Pero cual fue nuestra sorpresa cuando otro amigo, Saúl Rodríguez Rodríguez, lo volvió a ver esa tarde del 3 de septiembre en uno de los estanques del Parque de Isabel la Católica. El ejemplar se mostraba activo, volando sin problemas y pescando gambusias Gambusia holbrooki. La gambusia es una especie exótica que fue introducida en España en el año 1921 para combatir el paludismo. Y se ha convertido en una peligrosa amenaza para algunas especies de peces autóctonos de España y que se encuentran en peligro de extinción. Como el fartet Aphanius iberus. El fumarel aliblanco permaneció allí, en el Parque de Isabel la Católica, desde ese día. Aunque de vez en cuando levantaba vuelo en dirección al río Piles, al sureste del estanque en el que estaba. Pero siempre acababa volviendo. El ave se mostraba confiada y se posaba en las ramas que, cercanas a las orillas, sobresalían del agua.

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus joven. 5/09/22.

   Cuando no estaba pescando o descansando sin más, se dedicaba a arreglar el plumaje. Como veis en los vídeos:


Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus joven. 5/09/22.

   El ejemplar es un joven nacido esta primavera. Y si os fijáis, tiene varias características que lo diferencian de sus otros dos congéneres europeos de su misma edad. El fumarel común Chlidonias niger y el fumarel cariblanco Chlidonias hybrida. A saber:

  • Obispillo blanco. Esta característica la comparte con el fumarel cariblanco. Pero lo diferencia del fumarel común, que lo tiene gris.
  • Lados del pecho blancos. Comparte el rasgo con el fumarel cariblanco. Pero no con el fumarel común. Que tiene una visible mancha oscura en forma de coma.
  • Las plumas de dorso y terciarias presentan una estrecha banda clara en el borde de las mismas. En el fumarel común ese borde blanco de las plumas de esa zona es visiblemente más ancho. En el fumarel cariblanco es de color oscuro.
  • Patas de color rojizo-anaranjado. Mucho más claras que en el fumarel cariblanco y de color similar al del fumarel común.
  • Dorso oscuro y con el borde de las plumas con una fina banda terminal de color claro. Se diferencia del fumarel cariblanco en que este tiene el dorso claramente escamado de oscuro y con un tinte canela.
  • Borde de ataque (borde anterior) de las coberteras (unas de las plumas del ala) y vértice flexor del ala de color muy oscuro. Lo que le da un toque característico al ala plegada. Que presenta una línea oscura muy marcada en esa zona. Comparte el rasgo con el fumarel común. Pero le distingue del fumarel cariblanco.
  • Pico más corto y fino que en las otras dos especies de fumarel.


   En estas fotos en vuelo, que amablemente nos ha cedido José Antonio Risueño Suárez (José Antonio Jars VR), podéis ver con claridad muchos de esos rasgos.

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus.
Foto: Autor © José Antonio Jars VR.


Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus.
Foto: Autor © José Antonio Jars VR.


   Lo inusual de la observación ha hecho que muchos aficionados hayan ido a ver al ejemplar. Entre esos observadores se encuentra Julián Rufino Gómez González. Quien nos ha cedido unas imágenes.

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus.
Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González.

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus.
Vídeo: Autor © Julián Rufino Gómez González.

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus.
Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González.

   Y estas fotos son nuestras. Sacadas el 5/09/22:





Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus. Joven. 5/09/22.

   Alguno de los días en los que fuimos a verlo, el fumarel aliblanco se mostraba muy poco activo. Como medio dormido. Lo veis en esta foto del 8/09/22:

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus joven. 8/09/22.

   De vez en cuando se espabilaba un poco. Pero nunca abandonó el posadero:

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus joven. 8/09/22.

   Se le veía desganado:

Fumarel aliblanco Chlidonias leucopterus joven. 8/09/22.


   Ya hace varios días que el joven fumarel aliblanco se ha largado. La última vez que tenemos constancia de que alguien lo viese fue el viernes 9 de septiembre de 2022. Al día siguiente de las últimas imágenes de esta entrada. Su estancia en nuestra ciudad duró, justo, una semana. Desde el viernes 3 de septiembre, cuando lo localizó César Fernández González. Y hasta el viernes 9 de septiembre. A partir de ese día dejó de verse. Y durante todo ese tiempo lo pudieron disfrutar muchos observadores y fotógrafos. El lugar en el que se encontraba ese joven fumarel aliblanco, facilitó su segura contemplación. Los estanques del Parque de Isabel la Católica están rodeados de una valla electrificada para evitar que las nutrias paleárticas Lutra lutra, de las que hay varios ejemplares en el vecino río Piles, entren a los estanques y depreden sobre las aves de colección que allí hay. La desgracia de unos, las nutrias, ha sido la fortuna de otro. El joven de fumarel aliblanco. Hoy, el día en que publicamos esta entrada, es viernes, 16 de septiembre del 2022. Ha transcurrido una semana desde el último día en el que tenemos noticia de su observación en nuestra ciudad. Así que damos por cerrada esta crónica, este a modo de diario del fumarel aliblanco que hizo parada y fonda en nuestra ciudad antes de continuar su viaje migratorio. Diario que hemos completado con datos de la especie. Y que esperamos que os haya resultado interesante. También esperamos, deseamos, que nuestro visitante tenga suerte en su viaje al continente africano, en donde pasará el invierno. Para, posteriormente, regresar a su lugar de nacimiento. En donde, cuando le llegue el momento, se emparejará, criará a sus pollos y completará el ciclo natural de la vida.

   No podemos, ni queremos, despedir la entrada sin antes dar nuestras más sinceras gracias a todos los amigos que, amablemente, nos han cedido información y gran parte de las imágenes que ilustran esta entrada. Ellos han sido: César Fernández González, José Antonio Risueño Suárez (José Antonio Jars VR) y Julián Rufino Gómez González. Muchas gracias a los tres. Y muchas gracias a vosotros por visitarnos.

viernes, 9 de septiembre de 2022

Identificar por el oído. La importancia de los cantos y reclamos en la identificación de aves.

    Los administradores de Aves en Gijón compartimos con nuestros lectores la afición por la observación de aves. Nuestra afición cumple, según el propósito de cada cual, varios objetivos. Los hay que son aficionados a la fotografía y se dedican a localizar aves para poder fotografiarlas. Otros tienen entre sus empeños participar en sitios web. En ellos, varios observadores completan unas listas con las aves vistas a lo largo de un año natural, estableciendo una especie de competición entre ellos. Esas listas comprenden varias categorías, dependiendo de los lugares elegidos para hacer las observaciones. Puede ser desde un sitio local y muy determinado (lo que los anglosajones llaman un "local patch" o "parche local" en su traducción literal). Por ejemplo, el jardín de su chalé. O puede llegar a abarcar una inmensa área geográfica. Como el llamado Paleártico Occidental. Que comprende Europa, Oriente Medio y el norte de África. Entre medias, caben todo tipo de lugares. Un barrio, ciudad, concejo, provincia, país o continente. Algunos más van a observar aves sin otro propósito que el del simple placer de su contemplación. Y los hay que, aparte de disfrutar con todas o algunas de las razones expuestas, van a ver aves con el afán de identificarlas, contarlas (censarlas), datar su edad y sexo (si ello es posible), documentar gráficamente las observaciones, anotar lo observado con todo detalle (fecha, lugar, especie, cantidad, sexo, edad, si era un ave en paso, invernante o residente, etcétera). Y una vez hecho lo anterior, subir esos datos a una plataforma digital en línea (de las que hay varias en Internet) o comunicarlo a los compañeros que se dedican a recopilar todos esos datos para luego redactar los correspondientes informes que darán lugar a los distintos anuarios ornitológicos provinciales, regionales o nacionales y a otro tipo de publicaciones. Como los atlas de nidificantes o invernantes, libros de rarezas, etcétera. Es lo que ahora han dado en llamar ciencia ciudadana. Hasta ahora y en lo referente a aves, hemos escrito sobre la observación de las mismas. Y somos conscientes de que hemos sido imprecisos en nuestro discurso. En muchas ocasiones la observación de aves no depende del sentido de la vista. Sino que lo hace del sentido del oído. De hecho son más las veces en las que oímos a los pájaros que las ocasiones en les que les echamos la vista encima. Es por esta razón por la que creemos que os será útil esta entrada del blog. Especialmente ahora que estamos en el mes por excelencia del paso postnupcial. Que es septiembre. A las especies sedentarias, que ocupan todo el año nuestros sitios habituales de campeo cuando vamos a observar aves, se une en este tiempo un verdadero ejército de decenas de miles de ejemplares de las especies que solamente cruzan nuestro territorio para seguir su viaje migratorio o que lo utilizan como destino final en su período invernal. Las aves vuelan. Es una perogrullada. Pero así es. Y no suelen estar, salvo contadas excepciones, a la vista cercana y en un sitio despejado con respecto al observador. Al contrario. Las solemos ver en sitios lejanos, de difícil acceso, medio ocultas entre la vegetación o pasando en vuelo sin detenerse. Y sobre todo, sobre todo, solemos oírlas más que verlas. Así que vamos a daros unas claves y compartiros unos enlaces para que, cuando salgáis al campo a observar aves, podáis tener alguna herramienta extra y algunas costumbres añadidas que os hagan más sencilla la correcta identificación de las especies que os encontréis. Allá vamos.

   Lo que nos permite identificar por el sentido del oído son los sonidos que las aves emiten. Lo que llamamos cantos y reclamos. Pero... ¿Qué son un canto y un reclamo de un ave? ¿Qué diferencia hay entre ambos? La diferencia es que el canto de un ave es algo largo y complejo, muy elaborado. Y suele estar asociado con el cortejo y apareamiento. Es por ello que las aves cantan, sobre todo, en primavera. El reclamo, sin embargo, es mucho más sencillo estructuralmente que el canto. Y las aves lo usan para mantener el contacto y la cohesión entre los miembros de la bandada o en momentos de alarma y peligro. Ahora, en el paso postnupcial u otoñal, las aves no suelen cantar. Y si lo hacen, suelen emitir un canto diferente al que emplean en primavera. Mucho más simple, menos elaborado. Sin embargo, sí que reclaman a menudo cuando vuelan o al llegar a tierra después de su viaje desde otros países de Europa. Y ese reclamo, en esta época, es distintivo para poder identificarlas.

    Volviendo a la gran cantidad de especies y sus cantos y reclamos, lo primero que tenemos que deciros es que somos conscientes de que es prácticamente imposible que tengamos en la cabeza los cantos y reclamos de todas las especies que están presentes, en alguna época del año, en nuestra región. Porque, para complicar todavía más el tema, los reclamos que las aves emiten pueden no ser siempre iguales. Recordad el caso del reclamo de alarma. Pues aparte del reclamo típico y de alarma, tenemos también reclamos en vuelo, reclamos en migración, etcétera. Pero tranquilidad. En esta entrada nos centraremos en los dos reclamos más habituales. Los que emiten para poder comunicarse entre ellos cuando están posados y el reclamo de alarma. En Europa hay registradas, aproximadamente, unas ochocientas (800) especies de aves. Y en España, según la nueva lista de Aves de España, publicada por SEO/BirdLife en 2019, tenemos documentadas seiscientas veintidós (622) especies de aves. Somos el segundo país de Europa en cuanto a cantidad de especies de aves. El primero es Rusia. Lo que parece lógico a tenor del inmenso territorio que abarca esa nación. Y resalta la importancia de nuestro país, de la Península Ibérica en su conjunto y mejor dicho, en la conservación de la biodiversidad de la avifauna europea:

https://www.nationalgeographic.es/animales/2019/05/espana-el-segundo-pais-de-europa-con-mayor-variedad-de-aves


   En Internet tenemos muchos sitios a los que poder acudir para aprender o repasar lo aprendido sobre cantos y reclamos de aves. En estos tiempos en los que todos llevamos un ordenador personal en el bolsillo, es fácil descargar en él una o varias aplicaciones y consultar algunas páginas web para poder identificar cantos y reclamos de aves. Ese ordenador personal portátil no es otro que nuestro teléfono móvil inteligente. Y algunas de las aplicaciones y páginas web, todas ellas gratuitas y disponibles en Apple Store, Google Play o en Internet y sin entrar en tiendas virtuales, que tenemos a nuestro alcance son:

  • Merlin Bird ID: Una aplicación del Cornell Lab of Ornithology. Comprende una enorme cantidad de cantos y reclamos de aves de todo el mundo. Intuitiva y fácil de usar. Está en inglés. Es, dicen, la más usada por quienes utilizan estas herramientas.
  • Avefy: Una aplicación de SEO/BirdLife para aprender jugando. En español/castellano.
  • OrnitO: Con aves de todo el mundo. En español/castellano.
  • BirdNET: Aves de todo el mundo. En español/castellano.
  • Ornithopedia Europe: Aves de Europa. En español/castellano.

  • Xeno-Canto (https://xeno-canto.org/): Página web con grabaciones de especies de todo el mundo. Probablemente es la más completa. En inglés.
  • Britis Bird Songs (https://www.british-birdsongs.uk/): Grabaciones con cantos y reclamos de 261 especies de aves presentes en el Reino Unido. En inglés.

   Sin menospreciar la ayuda de la tecnología, que nos facilita enormemente las cosas, hemos de decir que los que ya tenemos años de experiencia en el tema, mucho antes de que el uso de Internet fuese algo habitual en nuestras vidas, hemos aprendido los cantos y reclamos de las aves a base de oír hasta la saciedad las grabaciones que estaban a la venta. Primero, en cintas de casete. Luego en formato de discos compactos. La más famosa y completa, también la más cara, es la que publicaron en su día J. C. Roché y J. Chevereau. La conocida como Guía sonora de las aves de Europa. Por desgracia está agotada y solamente es posible encontrarla, si hay suerte, en tiendas de segunda mano:

Guía sonora de las aves de Europa. J. Roché y J. Chevereau.

   Pero no hace falta que nos aprendamos de memoria los cantos y reclamos de las más de seiscientas especies de aves presentes en Europa. Ni siquiera es necesario hacerlo con todas las que tenemos en España. Vamos a daros unos sencillos consejos para que nos podamos apañar, todos nosotros, cuando salimos al campo:

  1. Aprendamos los cantos y reclamos poco a poco. No todos de golpe.
  2. Dependiendo de las épocas del año, memoricemos, bien los cantos, bien los reclamos.
  3. Empecemos por las especies más habituales y presentes todo el año en nuestros lugares habituales de campeo.
  4. Sigamos aprendiendo por las especies que se pueden presentar en los pasos migratorios o la invernada.

   Ahora y como os dijimos anteriormente, estamos en fechas de pleno paso postnupcial. Y en concreto están llegando en este momento a nuestras tierras enormes cantidades de ejemplares de unas pocas especies. Que son: Mosquitero musical Phylloscopus trochilus, papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca, papamoscas gris Muscicapa striata y collalba gris Oenanthe oenanthe. También se dejan ver en cantidades apreciables tarabillas norteñas y colirrojos reales. Y pronto tendremos aquí a otras especies que serán abundantes en invierno. Como bisbitas pratenses, lavanderas blancas enlutadas, mosquiteros europeos... Una apreciable cantidad de especies y un enorme contingente de aves. Pero vamos por partes. Poco a poco. Nos centraremos en dos aspectos:

  • Los reclamos. En la migración postnupcial es más normal que las aves que veamos no estén cantando para atraer al sexo opuesto o reclamar un territorio. Como sí sucede en primavera.
  • Las especies que son más abundantes en cada tiempo y lugar. Por ejemplo, durante la migración otoñal o postnupcial. Que es la que ahora nos ocupa.


   Empezamos la relación de especies presentes en estos momentos en nuestras tierras por el mosquitero musical Phylloscopus trochilus. Y hacemos trampa al citarlo. Pues no solamente se le encuentra en los pasos, sino que se reproduce en Asturias. En concreto lo hace, en muy escaso número, en la Cordillera Cantábrica. Por lo que podemos asegurar que los que vemos en nuestro concejo, el ámbito geográfico de este blog, son todos ellos aves en paso migratorio. Es el ave más abundante en España durante las dos migraciones. Los mosquiteros en su conjunto son aves muy pequeñas. En concreto esta especie tiene una longitud de unos 11/12 centímetros. Por su pequeñez recibe en asturiano el nombre de 'pioyín' = piojín. Cuando se desplazan en grupo, por pequeño que sea ese bando, suelen mantener el contacto mediante el reclamo. Que en la web de SEO/BirdLife definen como un silbido suave, disilábico y ascendente. Similar a un "huiit". En estas grabaciones de la web Xeno-Canto, hechas en Galicia, lo podéis oír. En la primera se escucha a un ejemplar juvenil. Muchos de los que ahora nos visitan son aves jóvenes. Nacidas este año. Se distinguen con relativa facilidad de los mosquiteros musicales adultos porque su plumaje tiene un tono mucho más amarillento. Más colorido:

https://xeno-canto.org/745682

   Y en esta segunda oímos a un ave en migración mientras se alimenta de insectos. Algo que es lo más habitual cuando los vemos en su parada migratoria. Hay que rellenar de combustible, grasa, los depósitos antes de seguir viaje:

https://xeno-canto.org/745246

   Como podéis comprobar, la posible variación de tono, intensidad, etcétera entre ambos ejemplares es prácticamente indistinguible para el oído.

   Y en estas dos grabaciones realizadas en el Reino Unido, podemos escuchar el reclamo normal y el de alarma. Que, básicamente, no es más que una repetición con una frecuencia más acelerada del reclamo habitual. Recordad que muchos de los mosquiteros musicales que nos visitan proceden de allí. De las llamadas Islas Británicas. En el libro Aves anilladas en Asturies. Recuperaciones del siglo XX, editado por la Coordinadora Ornitolóxica d'Asturies C.O.A., los dos únicos datos que se recogen, corresponden a un ejemplar anillado en Asturias y recuperado en Gran Bretaña y a otro anillado allí y recuperado en Asturias. Las grabaciones que os compartimos están sacadas de la web British Bird Songs:

   Mosquitero musical Phylloscopus trochilus. Reclamo:

https://www.british-birdsongs.uk/willow-warbler/?type1607

   Mosquitero musical Phylloscopus trochilus. Voz de alarma:

https://www.british-birdsongs.uk/willow-warbler/?type1608


   Otra especie que ahora está llegando en grandes cantidades es el papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca. Los que vemos aquí proceden, principalmente, del Reino Unido y de Escandinavia. De las recuperaciones habidas en Asturias durante el pasado siglo XX, cuatro procedían de Escandinavia, cuatro del Reino Unido y uno cada uno de Estonia y Alemania. Los datos están sacados, como en el caso de la especie anterior, del libro Aves anilladas en Asturies. Recuperaciones del siglo XX. El reclamo de la especie es un monótono y repetido "pik-pik-pik". Cuando está alarmado o inquieto, ese reclamo tiene una frecuencia más acelerada. En vez de poneros un enlace a alguna web, os compartimos un vídeo, publicado anteriormente en este blog, con el reclamo que hizo un ejemplar visto aquí a últimos del pasado mes de agosto:

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca reclamando.
Gijón, 30/08/22.

   Y en el enlace a esta grabación de la web British Bird Songs podéis escuchar su reclamo de alarma. Comprobad la diferencia en la frecuencia en relación con el vídeo:

https://wwrdsongsw.british-bi.uk/european-pied-flycatcher/?type1581


   La tercera especie que os traemos es el otro papamoscas que es relativamente fácil de ver en migración por nuestro concejo. El papamoscas gris Muscicapa striata. Su reclamo, al igual que el del papamoscas cerrojillo, es muy sencillo. Una especie de suave y espaciado "ziii". En esta grabación de la web Xeno-Canto, hecha en Galicia, lo comprobáis:

https://xeno-canto.org/673622

   El reclamo de alarma, como también podéis oír, es algo diferente. Más agudo, con una frecuencia diferente y algo disilábico. La grabación, también de la web Xeno-Canto, está hecha en Alemania:

https://xeno-canto.org/732608


   Por último os compartimos el reclamo de la cuarta y última especie que os traemos hoy. Aunque es un paseriforme de tamaño apreciable y costumbres muy poco discretas, pues suele estar siempre al descubierto y no presenta mayores problemas para su observación, no está de más conocer su voz. Nos referimos a la collalba gris Oenanthe oenanthe. Su reclamo, según nos dicen en la web de SEO/BirdLife, es un chasquido corto y diferenciable. Una especie de "chacc-chacc-chacc-uuit". En esta grabación de la web British Bird Songs lo podéis escuchar:

https://www.british-birdsongs.uk/northern-wheatear/?type1621

   Y en esta otra grabación de la misma web, British Bird Songs, tenéis su reclamo de alarma:

https://www.british-birdsongs.uk/northern-wheatear/?type1622

   En la web de Xeno-Canto tenemos más de lo mismo. En esta primera grabación, hecha en Irlanda, escuchamos el reclamo de alarma. Como siempre, con una muy acelerada frecuencia:

https://xeno-canto.org/666863

   Y por último, el reclamo habitual. Con el ave en reposo. Tranquila:

https://xeno-canto.org/666849


   Para acabar la entrada os mostramos algunas imágenes de las especies que hoy hemos traído al blog.

Mosquitero musical Phylloscopus trochilus

Algunos ejemplares portan anillas de anillamiento científico.
Si solamente lleva metálica es prácticamente imposible leerla en un ave viva.


Entre otras características, se ve claramente la larga proyección primaria.
Rasgo distintivo de la especie.




Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca



De caza. Intentando atrapar insectos desde un posadero descubierto.



Papamoscas gris Muscicapa striata



Oteando desde un posadero elevado. En busca de insectos.


Collalba gris
Oenanthe oenanthe





Cazando insectos. Con su incansable caminar.


   Esto es todo por hoy. Y por ahora. Aunque publicaremos más entradas con los cantos y reclamos de varias especies que se pueden ver por el concejo de Gijón. Según vaya avanzando la migración postnupcial, os iremos compartiendo más archivos e información de las aves que podemos ver en esos momentos. Y para poder identificarlas por sus sonidos. Esta entrada ha sido confeccionada por Juan Bueno Pardo y por mí. Ambos hemos aportado ideas que han enriquecido el contenido. Hasta una próxima ocasión. Y muchas gracias por vuestra visita.

sábado, 3 de septiembre de 2022

Golondrina dáurica "Cecropis daurica" juvenil.

    Este postnupcial está siendo bueno. De momento las observaciones hechas no llegan al buen nivel de las que hubo el pasado año. Aunque aún es pronto para una comparación definitiva, pues estamos a primeros de septiembre. Que es, tradicionalmente, el mejor mes para la migración postnupcial o migración otoñal. Estamos aún en los inicios del paso postnupcial. Pero, hasta el momento, la migración está siendo buena en cuanto a cantidad, variedad y calidad de las especies vistas. Una muestra de ello es la observación que tuvimos la oportunidad de hacer al mediodía del 1 de de septiembre del 2022 y por el entorno de la Campa Torres. Nada más y nada menos que un ejemplar juvenil de golondrina dáurica Cecropis daurica. Especie que se estrena en el blog Aves en Gijón. Una foto del ejemplar visto:

Golondrina dáurica Cecropis daurica. 1/09/22.


   Aunque para los que leáis esta entrada y viváis en latitudes sureñas, la observación de una golondrina dáurica no sea nada extraordinario, para los habitantes de Asturias no es algo habitual, ni mucho menos, contemplar algún ejemplar de la especie. Lo podéis comprobar, de forma gráfica, en el mapa que hemos sacado del Atlas de Aves de SEO/BirdLife (https://atlasaves.seo.org/ave/golondrina-daurica/):

Mapa de distribución del área de nidificación de la golondrina dáurica Cecropis daurica. Año 2018.


   Las golondrinas dáuricas ya hace años que anidan en nuestra región. Aunque en el concejo de Gijón, que sepamos, todavía no lo hacen. Pero sí que nidifican en concejos limítrofes. Por ejemplo en Siero y Villaviciosa. Y en el caso de Siero, la distancia al concejo gijonés es muy pequeña. Con lo dicho pretendemos explicar que, aunque la observación de un ejemplar de esta especie es algo lo suficientemente extraordinario como para traerlo al blog, sabemos que la golondrina dáurica no constituye una rareza a nivel nacional. Pero también sabemos que es poco frecuente por nuestra tierra asturiana. Podéis comprender fácilmente la emoción que supuso ver, estos pasados días, a un joven de la especie posado en un cable del tendido eléctrico y acompañado por varias de sus "primas". Las golondrinas comunes Hirundo rustica. Además, con la fortuna de localizarlo posado para, así, poder sacarle algunas imágenes para ilustrar la entrada. Son imágenes de mala calidad, pues el sol pegaba a contraluz. Y a pesar de jugar con la compensación de exposición de la cámara, las fotos quedaron bastante mal. Lo mismo que el vídeo. No hubo oportunidad de conseguir más imágenes. Todo el bando se echó a volar y no volvió a posarse en el rato que estuvimos allí. Como una media hora:

Golondrina dáurica Cecropis daurica. 1/09/22.


   La golondrina dáurica anida en nuestro país, que sepamos, desde el año 1921. Cuando se localizó en la provincia de Cádiz. Lo hace la subespecie Cecropis daurica rufula. Que tiene un área de distribución que, desde España y Portugal, se extiende por el norte de África, los países del Mar Mediterráneo y alcanza Beluchistán y Cachemira. En Afganistán y la India. Y se caracteriza por tener poco rayados el pecho y el vientre. Por lo que la imagen que tenemos de la especie, si nos fijamos en las guías de identificación de aves y que están casi todas traducidas del inglés, poco se parece a la que realmente presentan los ejemplares de la Península Ibérica. La población española se estima en unas 100.000 parejas. Y la europea en, aproximadamente, 300.000 parejas reproductoras. Las principales amenazas para su conservación son el uso masivo de plaguicidas, la contaminación atmosférica, las molestias en época de cría y la destrucción de nidos. Como sucede con muchas aves, es una especie protegida. La golondrina dáurica está catalogada como "de Interés Especial" en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Su población a nivel mundial se considera estable. Fuente, SEO/BirdLife:

https://seo.org/ave/golondrina-daurica/

  En en nuestra región y según el Atlas de las Aves Nidificantes de Asturies 1990-2010, nidifica la subespecie Cdrufula. Que es la que está presente en España. Las golondrinas dáuricas, que sepamos, anidan en Asturias desde tiempos recientes. Hasta el año 1997 no había constancia de parejas nidificantes en nuestra provincia. En el año 1999 se observó comportamiento territorial de unas 3-4 parejas en el valle del río Navia. Y durante el período 2000-2009, lo mismo sucedió con un total de hasta 25 parejas y en varias zonas de Asturias. Según los datos que se tienen hasta el 2010, se dan por seguras un total de cinco (5) parejas. Y como probables y bastante seguras, un máximo de veinticinco (25) parejas reproductoras. Actualmente hay constancia de algunos nidos que, por entonces (año 2009) y lógicamente, no estaban registrados. En Asturias la población nidificante está aumentando de forma leve, pero constante. Aunque, por desgracia, no ocupan el nido todos los años. Las parejas reproductoras conocidas no tienen una continuidad temporal año a año. Fuente: Atlas de las Aves Nidificantes de Asturies 1990-2010.

http://www.coa.org.es/index.php/atlas

   El ejemplar visto es un juvenil. Tiene el obispillo de color blanco. Y no el bonito color castaño vivo, una especie de color crema oscuro, que tienen las golondrinas dáuricas adultas. No se ve en las fotos y vídeo. Tampoco vemos los bordes claros de las plumas de alas y dorso que tienen las aves jóvenes. Estaba posado cara al observador. Y aunque se estuvo arreglando el plumaje, lo veis en el vídeo que va a continuación, no pudimos ver su obispillo hasta que no echó a volar. En vuelo, la cámara que usamos no es eficaz para sacar imágenes de calidad aceptable. Ahí os va el vídeo:

Golondrina dáurica Cecropis daurica juvenil. 1/09/22.

   Otra característica que nos indica la edad del pájaro, es el color marrón de la parte posterior del cuello. En las aves adultas ese tono de marrón es muy vivo. Un marrón castaño vivo. En las aves jóvenes es un marrón castaño más apagado. Más grisáceo. Las fotos están sacadas a contraluz, pues no hubo forma de buscar mejor ubicación. Y se aprecia muy mal el tono del color.






Golondrina dáurica Cecropis daurica juvenil.


   En cuanto a la procedencia del ejemplar visto, poco o nada podemos aportar. La especie, ya lo dijimos, se reproduce en Asturias. E incluso es posible que lo haga ya en nuestro concejo. Pero también es cierto que estamos en pleno paso postnupcial. Y que muchas de las aves que vemos aquí y a pesar de que las golondrinas dáuricas pudieran ya anidar en nuestro concejo, pueden venir de otros lugares y haber alcanzado nuestras tierras en su viaje a latitudes más sureñas. Por otra parte, si recordáis lo leído sobre el poco rayado de pecho y vientre en los ejemplares de la Península Ibérica (y si nos fijamos en las fotos) el ejemplar que vemos tiene, realmente, un rayado muy leve o casi inexistente. Las fotos son malas, es cierto. Pero si el rayado fuera intenso, se vería en la imagen. Por todo ello creemos que esa golondrina dáurica puede ser nacida en España y, porqué no, en Asturias. Pero no lo podemos asegurar. Sentimos no poder ser más precisos.

   Nada más por hoy. Solamente recordaos que estamos en fechas de pleno paso postnupcial. Todavía casi ni hemos estrenando septiembre. Un tradicional mes de migración otoñal o postnupcial. Por lo que es más que probable que lo mucho que queda de este paso migratorio, nos traiga nuevas e interesantes observaciones. No dejéis pasar la ocasión de salir al campo a buscar esas especies interesantes. Con las que todo observador de aves soñó verse las caras alguna vez. Y recordad que la mayoría de las imágenes que ilustran este blog, prácticamente todas ellas, están hechas sin abandonar los caminos asfaltados. Ver lo que aquí os mostramos está al alcance de cualquiera. Solamente hace falta constancia para frecuentar los lugares adecuados en el momento justo. Y claro está, también es preciso que la suerte nos acompañe. El día que vimos la golondrina dáurica juvenil fuimos a la zona buscando collalbas grises Oenanthe oenanthe, tarabillas norteñas Saxicola rubetra y mosquiteros musicales Phylloscopus trochilus. Especies que están llegando ahora en grandes cantidades. Y tuvimos la suerte de ver a la golondrina dáurica. Pero la suerte hay que ir a buscarla. Salid al campo y disfrutad con el espectáculo de la migración. Es gratis. O casi gratis. Solamente os hará falta, si es que queréis sacarle más jugo a la experiencia y tener algunos recuerdos de ella, invertir en unos prismáticos, una cámara de fotos de las llamadas bridge y una guía de aves. Hasta una próxima ocasión. Gracias por vuestra visita.

martes, 30 de agosto de 2022

Papamoscas cerrojillo "Ficedula hypoleuca". Llegada masiva de migrantes a nuestras tierras.

    El papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca es un paseriforme que, en Asturias, podemos encontrar durante los pasos migratorios. Especialmente en el postnupcial. En España es una especie nidificante. Pero no en Asturias. Aunque sí anida muy cerca de nuestra región. Concretamente en la vecina Castilla y León. Pero en Asturias, y por lo tanto en Gijón, es una especie que se ve solamente durante el tránsito migratorio. Una foto para ilustrar la entrada con la especie:

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca.

   El papamoscas cerrojillo es una especie protegida en nuestro país. E incluida en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas como "de Interés Especial". Las principales amenazas que sufre son la degradación del hábitat y la fragmentación de sus poblaciones. La falta de árboles viejos, que son los más apropiados para ellos, es un grave problema. Una forma de intentar paliar la fragmentación de las poblaciones, es mediante la colocación de cajas-nido. Que la especie acepta de buen grado. Las cajas-nido de frontal abierto son adecuadas para ellos. Como la de esta foto. Sacada de la página web de SEO/BirdLife:

Caja-nido de frontal abierto. Apropiada para papamoscas cerrojillo.

   Según BirdLife International, su población, difícil de cuantificar debido a lo extenso de su rango de distribución, se estima en una horquilla que va de 33 millones a 52 millones de ejemplares. Pero con tendencia a disminuir. De ahí que  su estatus de población sea el de preocupación menor (Least Concern LC):

http://datazone.birdlife.org/species/factsheet/european-pied-flycatcher-ficedula-hypoleuca


   El mapa de distribución mundial, que os compartimos desde la Wikipedia, da idea de lo enorme de su rango territorial de distribución. En verde, las áreas de nidificación. En azul celeste, la zona de tránsito hacia sus cuarteles de invierno. En azul oscuro, el territorio de invernada.

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca. Mapa mundial de distribución.
En verde el área de nidificación. En azul celeste, la zona de tránsito
hacia sus cuarteles de invierno. Dibujados en azul oscuro.


   Su canto, nos dice SEO/BirdLife, es de un tono rítmico, algo gorgeante, con repentinos cambios de ritmo tras una secuencia disilábica. En la Península Ibérica vive la subespecie F. h. iberiae, que inverna en el oeste de África. Hibrida con otras especies del género. En especial con el papamoscas collarino Ficedula albicollis. Con las consiguientes complicaciones para su correcta identificación. En este enlace a la página de SEO/BirdLife podéis leer información sobre la especie y escuchar su canto:

https://seo.org/ave/papamoscas-cerrojillo/

   Su reclamo, que también es su grito de alarma, consiste en un "pik-pik-pik..." corto y con un sonido algo metálico. Muy característico. Es muy importante, muy importante, el oído para poder localizar e identificar a las aves. Cuando vamos al campo a observar, son muchas más las aves que oímos, que las que vemos. Es de importancia capital poder distinguir, por lo menos, las aves que ocupan los campos y bosques en el momento en el que hacemos una salida al campo. En Internet tenéis muchas páginas web con las que poder entrenar vuestro oído y aprender los distintos cantos y reclamos. Por ejemplo la de Xeno-Canto, que ya os hemos traído aquí: https://xeno-canto.org/. Y en estos tiempos de teléfonos inteligentes, todos podemos descargar en nuestro teléfono móvil los cantos y reclamos de las tres o cuatro especies que, en ese preciso instante, pasen en migración por nuestro lugar de campeo. En este vídeo podéis oír el reclamo del papamoscas cerrojillo:

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca reclamando.

   La Enciclopedia virtual de los vertebrados españoles. Museo Nacional de Ciencias Naturales CSIC, nos dice que es una especie muy territorial. Y que, incluso en los pasos migratorios, defiende su territorio frente a sus congéneres:

http://www.vertebradosibericos.org/aves/fichyp.html

   Nosotros, en nuestras salidas al campo, no hemos observado este comportamiento. Todo lo contrario. Estos días, de meteorología favorable para la llegada de paseriformes terrestres, se están viendo por nuestro concejo de Gijón montones de papamoscas cerrojillos compartiendo arbusto, árbol, matorral, seto... Cuando no están descansando, están alimentándose. Tienen todavía un largo trecho para volar hasta sus cuarteles de invierno en el África transahariana. Y hay que llenar a tope los depósitos de combustible, la grasa, para poder completar el viaje con éxito. Tenemos que deciros que, en todos estos años observando el paso migratorio, nunca hasta este postnupcial habíamos visto tal cantidad de papamoscas cerrojillos por nuestros lugares de campeo. En el paso postnupcial es una especie que siempre fue relativamente numerosa y fácil de ver. Pero lo de este año y como vulgarmente se dice, "se sale de la tabla de clasificación". No sabemos las razones. Pero no es descabellado pensar que una de ellas haya sido la favorable meteorología, con mucho sol y calor, que haya favorecido una explosión demográfica de los insectos que constituyen su alimento. El papamoscas cerrojillo es, ya lo sabéis, una especie insectívora. En este vídeo podéis ver a un ejemplar lanzarse desde su posadero en busca de una presa:

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca cazando.

   Algunas potenciales presas, a pesar de llamar la atención de los papamoscas cerrojillos, resultan demasiado grandes para ellos. Prefieren dejarlas pasar. Aunque no les quitan el ojo de encima. Por si acaso se presenta la oportunidad de atraparlas. Lo veis en esta secuencia de fotos y el vídeo. En el que os mostramos a un papamoscas cerrojillo que sigue con interés el vuelo de una avispa asiática Vespa velutina. Un bocado demasiado grande para él. Aunque muy tentador.







Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca.
Siguiendo con interés el vuelo de una avispa asiática Vespa velutina.

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca.
Siguiendo el vuelo de una avispa asiática Vespa velutina.

   El papamoscas cerrojillo es un migrador nocturno. Al igual que hace, os lo contamos en el blog en la anterior entrada, el mosquitero musical Phylloscopus trochilus, viaja durante la noche. El mosquitero musical es otro paseriforme que está llegando ahora en grandes cantidades. Muchas especies de aves viajan de noche para minimizar los riesgos de ser atrapados por los depredadores. Por esa razón los que van al campo muy temprano, casi al alba, se ven sorprendidos por la presencia de numerosos ejemplares de la especie durante los días en los que ha habido una fortísima caída de migrantes. Estos días se ven y se oyen papamoscas cerrojillos por todos lados.

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca reclamando.


   Para ir terminando esta entrada, deciros que aunque ahora estamos teniendo una hermosa, pacífica invasión de miles de estos preciosos paseriformes y aunque cada año es diferente el paso migratorio, es muy probable que su migración se mantenga durante algunas semanas más. Las suficientes como para que volvamos a tener otras fuertes caídas de migrantes y podamos disfrutar de su presencia por casi cualquier mancha verde de nuestra ciudad. Como ejemplo de lo dicho, os compartimos un par de imágenes del paso migratorio postnupcial del año pasado. Están sacadas en el mes de septiembre y sin salir del coche. Para que os hagáis una idea de lo sencillo que, a veces, resulta ver una especie siempre que lo hagamos en el lugar adecuado y en el momento justo. La primera está sacada en el aparcamiento del Palacio de los Deportes de La Guía:

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca. 13/09/21.


   Y esta segunda está hecha en el mismo lugar que las que ilustran el resto de esta entrada. En La Providencia y cerca del Parque del Cabo San Lorenzo:

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca. 16/09/22.


   Nada más por hoy. Solamente deciros que aprovechéis estos días para salir al campo a buscar aves migratorias. Enormes cantidades, decenas de miles, pasan por nuestras tierras camino de África. En estos momentos lo están haciendo, en grandes números, mosquiteros musicales Phylloscopus trochilus, papamoscas cerrojillos Ficedula hypoleuca y papamoscas grises Muscicapa striata. Y en menor cantidad, aunque incrementarán sus números, seguro, en las próximas semanas, collalbas grises Oenanthe oenanthe, tarabillas norteñas Saxicola rubetra o colirrojos reales Phoenicurus phoenicurus. Precisamente y en una próxima entrada os hablaremos de un "primo" del papamoscas cerrojillo. Que es el papamoscas gris. Hasta una próxima ocasión y gracias por visitarnos.