Aves en Gijón

Birdwatching in Gijón (N Spain)

martes, 5 de mayo de 2020

Aves desde casa COVID-19. (2ª Parte).

   Seguimos con el confinamiento casero. En España vamos, poco a poco, relajando las medidas. Se puede salir a dar un paseo durante unas determinadas franjas horarias, a una distancia máxima de un kilómetro del domicilio y una sola vez al día. A comprar se puede salir sin restricciones de horario. Pero en lo que respecta a salir a ver aves aún no se puede hacer gran cosa. Todavía tenemos muchas restricciones para salir libremente al campo a observar la vida salvaje. Así que la mayoría seguimos practicando la observación casera. En mi caso es así. Así que en esta entrada publicaré otra tanda de las aves que he podido ver desde casa en estos días de encierro. Un pájaro que vemos todos los días, estemos donde estemos, es el gorrión común Passer domesticus. Su población dio un bajón alarmante en estos últimos tiempos. Las causas de ese declive de población no están del todo claras. Sí se sabe que el cambio en los usos agrícolas y los campos deportivos de hierba artificial han contribuido a ese descenso de efectivos. También se apunta en la dirección de otra pandemia. La malaria aviar. Podéis leerlo aquí:


   Su población, según fuentes de la organización SEO/BirdLife, ha menguado en diez años, desde 2008 y hasta 2018, en un 21%.



Gorrión común Passer domesticus. Macho.

Gorrión común Passer domesticus. Hembra.


   Siendo Gijón un puerto de mar y estando la casa en la que vivo a escasos trescientos cincuenta metros de la costa, no podían faltar las gaviotas en la lista de aves vistas desde casa. Gaviotas patiamarillas Larus michahellis, gaviotas sombrías Larus fuscus, gaviotas reidoras Chroicocephalus ridibundus, gaviotas cabecinegras Larus melanocephalus y gavión atlántico Larus marinus se pudieron ver. Varias parejas de gaviotas patiamarillas, además, anidan en los tejados que tengo frente a la ventana desde la que miro.

Gaviotas reidoras Chroicocephalus ridibundus y gaviotas cabecinegras Larus melanocephalus.

Gaviota sombría Larus fuscus anillada en los Países Bajos.

Gaviota patiamarilla Larus michahellis anillada en Asturias.

Gavión atlántico Larus marinus 


   Aunque los pájaros más vistos u oídos durante este confinamiento no han sido  las omnipresentes gaviotas patiamarillas. Sino algunos paseriformes y otros pájaros no paseriformes. Con la ciudad casi en silencio se les puede oír cantar o reclamar desde muy lejos. El petirrojo europeo Erithacus rubecula es uno de ellos.


   
Petirrojo europeo Erithacus rubecula 


   Y entre los no paseriformes los más abundantes y vistos durante estos días fueron Golondrinas comunes Hirundo rustica, aviones comunes Delichon urbicum, vencejos comunes Apus apus y vencejos pálidos Apus pallidus. Sobre todo las dos especies de vencejos. Los vencejos pálidos de la colonia conocida que tenemos en Gijón están a tope de actividad. Hablando de golondrinas, vencejos y demás parientes, la estrella del confinamiento, para mí, fue una golondrina dáurica Cecropis daurica que vi en paso migratorio. Desgraciadamente no pude sacarle ni una mala imagen.


Avión común Delichon urbicum. Adulto cebando a un pollo.


Golondrina común Hirundo rustica 

Vencejo pálido Apus pallidus 


   Deciros que casi todas las imágenes mostradas son antiguas. La excepción es el vídeo de los vencejos pálidos. Que está sacado anteayer, aprovechando que tenemos unas horas al día para pasear a una distancia máxima de un kilómetro del domicilio. Y la colonia gijonesa conocida está a menos de esa distancia permitida.

  De momento, esto es todo. Aún queda la que será tercera y (espero) última entrega de las aves vistas desde casa durante este confinamiento por la pandemia de la COVID-19. Gracias por vuestro interés.

martes, 28 de abril de 2020

Aves desde casa COVID-19. (1ª Parte).

   Estamos viviendo días duros. Inciertos. En todo el mundo se vive con miedo o, al menos, incertidumbre. En algunos países, por ejemplo aquí, en España, se vive confinado en casa. Las autoridades han decretado el Estado de Alarma y nos han pedido que nos quedemos en casa y no salgamos más que a lo imprescindible. Ello nos impide salir al campo a disfrutar con la migración prenupcial, que está en su apogeo. Pero este inconveniente tiene su parte buena. Y es que los animales están tranquilos, sin molestias. En cuanto a nosotros, los observadores de aves, nos las hemos arreglado para satisfacer nuestra afición aún estando metidos en casa. En las llamadas "redes sociales" se ha montado un grupo de Facebook que tiene el mismo nombre que el título de esta entrada Aves desde casa COVID-19 (https://www.facebook.com/groups/549346675932186/). En él, los participantes compartimos las observaciones, fotos, vídeos y otras cosas de interés que vemos durante estos días de encierro.

   En lo que respecta a quien os escribe, he de deciros que este tiempo de reclusión me ha servido para conocer mejor la vida salvaje que veo desde mi ventana. He llegado a identificar veintiocho especies de aves y ocho de insectos. Y precisamente de ello va esta entrada. De algunas de las especies animales que he visto durante este tiempo desde la ventana de la habitación en donde ahora escribo.

   Lo primero de todo es describiros el lugar que tengo frente a mí cuando miro por la ventana de la habitación desde la que ahora escribo. Es un prado muy grande, prácticamente desprovisto de árboles y arbustos. El llamado prado del Solarón. Un lugar al que vienen muchos dueños de perros a pasear a sus mascotas. Eso hace que las aves no tengan la debida tranquilidad para poder descansar y alimentarse como deberían. El sitio es uno de los lugares que el ayuntamiento de mi ciudad, Gijón, ha designado para que los perros puedan hacer ejercicio. Así que no hay nada que objetar a la presencia casi continua de perros en el prado. El lugar en cuestión es el de este vídeo:

El Solarón

   Como podéis comprobar, una enorme extensión de hierba sin un sólo árbol o arbusto en el que cobijarse. Los únicos árboles que hay están en la acera del fondo. Y han sufrido una poda severa que los ha dejado sin hojas. Si no hubiera molestias humanas el sitio sería muy apropiado para las collalbas grises, los mosquiteros musicales, las lavanderas boyeras y demás especies de aves migratorias que ocupan este tipo de lugares cuando llegan en migración. Además la orilla de la mar está a escasos doscientos metros en línea recta. El lugar debería ser un imán para las aves que acaban de cruzar el mar. Pero a todas horas del día y durante muchas horas nocturnas, hay personas con perros. Lo podéis ver en el vídeo. Aún así este invierno hemos podido disfrutar con la presencia de grupos pequeños de bisbitas pratenses y de alguna lavandera enlutada Motacilla alba yarrellii. Las bisbitas ya se habían marchado cuando se decretó el confinamiento a mediados de marzo. Pero todavía se pudo disfrutar contemplando una bonita lavandera enlutada durante tres días. Son propias de las Islas Británicas. Y llegan a las costas europeas a pasar el invierno.

Lavandera enlutada Motacilla alba yarrellii
 
Lavandera enlutada Motacilla alba yarrellii 

   Su pariente continental, la lavandera blanca Motacilla alba subpersonata, que es la subespecie que habita en la Península Ibérica, se diferencia por el color del dorso. En la enlutada es gris oscuro con esfumaciones negras (hembra) o negro pizarra uniforme (macho). La lavandera blanca lo tiene gris claro. Una de las cosas que descubierto estos días en casa, es que hay por lo menos dos parejas de lavanderas blancas anidando en el tejado del edificio en el que vivo. Podré seguir el trasiego de los padres llevando comida y los primeros vuelos de los pollos cuando dejen el nido.

Lavandera blanca Motacilla alba subpersonata. Joven.





Lavandera blanca Motacilla alba subpersonata. Adulto con ceba.

   Otro pájaro que veo a diario desde la ventana es el estornino negro Sturnus unicolor. Los primeros días de confinamiento vi también estorninos pintos Sturnus vulgaris. Pero a estos últimos ya no los veo. Han debido largarse al norte de Europa. Al menos una pareja de estorninos negros estuvo recogiendo material para el nido hace unas semanas. Otro dato que desconocía. Que los estorninos negros anidasen en algún lugar cercano a mi casa. Actualmente veo a los adultos volando veloces como flechas, llevando ceba en el pico.

Estorninos pintos Sturnus vulgaris 

Estornino negro Sturnus unicolor


   Habituales del Solarón son también los bonitos jilgueros europeos Carduelis carduelis. No paran de cantar. Y siempre los localizas antes por el oído que por la vista. Los serines verdecillos Serinus serinus son más escasos. Solamente he visto dos en estos días. Y no se les oye cantar.

Jilguero europeo Carduelis carduelis

Serín Verdecillo Serinus serinus 
   

   Otros pájaros que se ven desde casa estos días son los bonitos colirrojos tizones Phoenicurus ochruros. También estoy convencido de que cría una pareja (al menos una) por los alrededores. Hasta hace muy poco veía juntos a macho y hembra. Luego solamente al macho que, casi de continuo, se afanaba en comer y buscar comida. Ahora veo al macho solamente de vez en cuando. Son unos pájaros muy comunes. Tanto que casi no les hacemos caso. Pero son preciosos. En las fotos, un macho adulto y una hembra. La hembra es más clara.

Colirrojo tizón Phoenicurus ochruros. Macho.

Colirrojo tizón Phoenicurus ochruros. Hembra.

   Por último y en lo referente a animales voladores que no sean aves, también he visto estos días varias mariposas. Una de ellas es el bonito Almirante rojo Vanessa atalanta. Y un piérido que no pude identificar con seguridad debido a la distancia. Pero, por descarte, casi seguro que era una Blanquita de la col Pieris rapae. Es la que más suelo ver.

 Almirante rojo Vanessa atalanta 


Blanquita de la col Pieris rapae 


   Nada más por hoy. En una próxima entrada os seguiremos contando las novedades que podamos observar desde la ventana de casa por la que vemos el mundo exterior. NOTA: Las fotos y vídeos de esta entrada no son actuales. Sino de cuando podíamos salir de casa sin problemas.

miércoles, 18 de marzo de 2020

Un turista americano sin miedo al coronavirus

   Vivimos tiempos complicados en el mundo. Los motivos son varios. Y el último de ellos ha sido la pandemia provocada por el llamado COVID-19. El coronavirus. Pero parece que hay algunos a los que no les asusta este problema y viajan a lo largo y ancho del mundo. Viene a cuento la introducción irónica porque la semana pasada, el viernes día 13 de marzo, nos visitó un ejemplar de un ave neártica. Una bonita gaviota de Delaware Larus delawarensis. La presencia de esta especie en Asturias y, más concretamente, en Gijón, ha sufrido una curiosa evolución. En el año 2000, el último año en el que se publicó el Anuario Ornitológico Asturiano, se vieron hasta doce ejemplares de la especie. Diez inmaduros de primer invierno en el Parque de Isabel la Católica, un adulto y un segundo invierno (también en el Parque Isabel) y un primer invierno (probablemente alguno de los del Parque Isabel) en el embalse de San Andrés de los Tacones. Una gran cantidad de aves vistas, siendo la gaviota de Delaware una especie norteamericana. Se puede  consultar el dato en la web de la Coordinadora Ornitológica de Asturias (C.O.A.):

http://www.coa.org.es/images/PDF/draque/0704-annuariu2000.pdf.

   Eran tiempos de abundancia. Veinte años después el panorama es completamente diferente para la especie. Esta temporada de otoño-invierno 2019-2020, solamente se han visto unos pocos ejemplares en Asturias. Y nada más que uno, el que os mostramos en esta entrada, en Gijón. Un ave de primer invierno o segundo año-calendario. Es decir, una gaviota nacida el año 2019.



Gaviota de Delaware Larus delawarensis 



   En casi todas las playas de Gijón está prohibido pasear a los perros por la  arena. Los perros pueden acceder, acompañados de sus dueños, a la playa de El Rinconín (escalera nº 24) durante todo el año. Y a la playa de San Lorenzo, entre las escaleras nº 2 y la nº 8 y bajando por la escalera nº 7, fuera de la temporada de baños (entre el 1 de octubre y el 30 de abril). Aquí podéis consultar las normas: https://www.gijon.info/page/16106-espacios-para-mascotas. A pesar de ello y como de costumbre, había dueños de perros con sus mascotas paseando por la zona prohibida de la playa. Y espantando a las aves. La gaviota de Delaware, lo mismo que las demás, sufrió las consecuencias. Por dos veces salió volando, espantada junto al resto de las aves que había en la playa, por culpa de los perros sueltos que corrían sin parar de aquí para allá. A la segunda vez que salió volando ya no se la volvió a ver.





Gaviota de Delaware Larus delawarensis



   Deciros, por último, que estaremos un tiempo (esperamos que no muy largo) sin actualizar el blog. El gobierno de España ha decretado que la población se someta a unas semanas de confinamiento en casa con el fin de intentar contener la propagación del coronoavirus denominado COVID-19. Que es el que está causando esta pandemia. Gracias por vuestra comprensión.

jueves, 12 de marzo de 2020

Contaminación por vertidos. Otras observaciones

   La mar está considerada por la mayoría de nosotros como un inmenso basurero. Todo lo que no queremos con nosotros, se va al mar por el desagüe del fregadero, de la taza del inodoro o, directamente, por la borda de algún barco o desde la orilla de esa misma mar. Como consideramos que la mar es un basurero, no le damos importancia a ciertas prácticas que son bastante comunes entre las gentes de la mar. Hablamos de los conocidos popularmente como "sentinazos". Limpiezas ilegales de los tanques de combustible de los buques. Se suelen hacer en tiempos de mar revuelta por temporal. La mala mar hace que el vertido se fragmente, se mezcle con el agua de mar y sea más difícil detectar quien ha sido el que lo ha hecho. Esto viene a cuento porque estos días pasados, para ser más precisos, desde los primeros días de marzo, están apareciendo aves muertas o cubiertas de una sustancia contaminante en las costas de Galicia y otros lugares del Cantábrico. Hasta el día 9 de marzo, más de doscientas aves petroleadas han aparecido en las costas gallegas:

Cadena SER Galicia:
https://cadenaser.com/emisora/2020/03/06/radio_coruna/1583495093_223102.html



En lo que se refiere a Asturias, de momento y hasta el día 11 de marzo, ya han aparecido cincuenta y siete aves afectadas. Bien muertas, bien afectadas en varios grados por el vertido. Enlaces a la noticia en distintas fuentes:

Europa Press:
https://www.europapress.es/asturias/noticia-ecologistas-alertan-aparicion-aves-marinas-petroleadas-costa-asturiana-20200309105848.html

La Voz de Asturias:
https://www.lavozdeasturias.es/noticia/asturias/2020/03/09/hallan-aves-marinas-cubiertas-petroleo-costa-asturiana/00031583748750195856262.htm

SEO/BirdLife:
https://www.seo.org/2020/03/06/que-esta-manchando-y-matando-aves-en-galicia-y-como-puedes-ayudar?fbclid=IwAR1_Wm-kaGPOm_2_K3tvbK6_vs3pDdLElAA-iWTCnrVFncQLijXR_tT54OI


   Nosotros y algún amigo más, hemos podido ver y fotografiar algunas aves afectadas. Adrián Viña Castiello fotografió este arao común Uria aalge en una playa de un concejo colindante al de Gijón. En Carreño.

Arao común Uria aalge 

   Y en la gijonesa playa de San Lorenzo hemos visto cuatro gaviotas cabecinegras Larus melanocephalus afectadas por la contaminación de algún vertido. Tres un día y una dos días más tarde.

Gaviota cabecinegra Larus melanocephalus 


   Especial pena daba ver a esta otra gaviota cabecinegra anillada en Gran Bretaña. Aún seguía por la zona anteayer, martes 10 de marzo. Se pasa el tiempo intentando casi de continuo limpiarse el plumaje con el pico. Lo malo de este proceder es que, casi con toda seguridad, tragará la sustancia que impregna sus plumas. No le va a sentar nada bien.


Gaviota cabecinegra Larus melanocephalus anillada en Gran Bretaña  2L71 




   Además de las gaviotas petroleadas, hay que sumar a la lista de daños a las aves que, por diversas causas, tienen lesiones en alguna parte de su cuerpo. Esta pobre gaviota cabecinegra no podía apoyar su pata derecha.


Gaviota cabecinegra Larus melanocephalus 

 
   Aparte de esta triste noticia del vertido, el paso prenupcial de aves sigue su curso. Las aves están volviendo a sus lugares de nidificación. Algunas gaviotas reidoras Chroicocephalus ridibundus y cabecinegras están preciosas.


Gaviota reidora Chroicocephalus ridibundus 


   También hay algunos invernantes que aún resisten. Es el caso de algunos limícolas. Los bonitos y escasos correlimos oscuros Calidris maritima, por ejemplo.


Correlimos oscuro Calidris maritima 



   También siguen aquí los vuelvepiedras comunes Arenaria interpres. Algunos son muy confiados. Este se detuvo a menos de metro y medio de nosotros.

Vuelvepiedras común Arenaria interpres 




   Algunos viajeros nos visitan de forma muy breve. Se acercan unas horas para descansar y alimentarse. Fue el caso de este inmaduro de Charrán patinegro Thalasseus sandvicensis. Entró a la bahía, estuvo un rato pescando y se largó. El vídeo tiene poca calidad. Pero no es fácil pillar a un ave volando y haciendo picados. Si la enfocas en primer plano, la pierdes. Si la enfocas en un plano general, solamente ves un punto diminuto. El resultado que veis es la intentona de un justo punto medio.

Charrán patinegro Thalasseus sandvicensis 

   Otra especie interesante que hemos visto en estos días desde la última entrada publicada ha sido una gaviota del Caspio Larus cachinnans. Es, a tenor de las fotos y vídeo, un ave distinta a la localizada en diciembre del año pasado. Son fotos de dos días diferentes. Las dos primeras están hechas en compañía de Roberto Menéndez Ferré y Daniel López Velasco. Daniel fue quien localizó a la gaviota ese día. La tercera, en compañía de Julián Rufino Gómez González.



Gaviota del Caspio Larus cachinnans



   Otro visitante invernal que aún permanece con nosotros es la lavandera blanca enlutada Motacilla alba yarrellii. Son originarias de las Islas Británicas. Este ejemplar se quedó quieto como una estatua para escapar al veloz picado de un halcón peregrino Falco peregrinus.

Lavandera blanca enlutada Motacilla alba yarrellii 

   Y una gaviota muy elegante y que no se deja ver en grandes números por Asturias, a la que se suele observar en los pasos migratorios, es la gaviota cana Larus canus. Esta se estaba pegando un buen baño.

Gaviota cana Larus canus 

   Y en lo que se refiere a aves residentes y otros seres voladores, os ponemos una selección de parte de lo visto estos últimos días. Un agateador europeo Certhia brachydactyla.


Agateador europeo Certhia brachydactyla 

   Garcilla bueyera Bubulcus ibis.

Garcilla bueyera Bubulcus ibis 

   Una preciosa hembra de escribano soteño Emberiza cirlus. Que Julián Rufino Gómez González y yo volvimos a ver en el mismo sitio en que la observamos días atrás. El puerto de El Musel. Las fotos son de Rufo. Gracias por su colaboración.

Escribano soteño Emberiza cirlus. Hembra. Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González

Escribano soteño Emberiza cirlus. Hembra. Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González.

   Carbonero común Parus major.

Carbonero común Parus major 


  Un Herrerillo común Cyanistes caeruleus.

Herrerillo común Cyanistes caeruleus 




   Muchas de las imágenes que os ponemos en el blog están sacadas en la desembocadura del río Piles. En el extremo este de la playa de San Lorenzo. Aquí tenéis un vídeo del panorama que, al atardecer, ofrecía el lugar. Un paraíso para un observador de aves.

Panorámica de la desembocadura del Piles. Playa de San Lorenzo.


   Y cerramos con un animal volador. Aunque no es un ave, sino un bonito abejorro de especie indeterminada. Que estaba atareado saliendo y entrando de su nido situado en un agujero forrado en un roble. En el vídeo solamente se le ve entrar en casa.

Abejorro sp.


   Esperamos que os haya sido interesante esta entrada. Dentro de poco os seguiremos contando sobre lo que veamos de interés por Gijón en lo referente a las aves y otros seres alados.

lunes, 2 de marzo de 2020

A la vuelta de la esquina

   Ya tenemos aquí a la primavera. Aunque meterológicamente hablando aún no ha llegado, ya se siente en el ambiente. Ya está a la vuelta de la esquina. Y las aves lo notan. Sales al campo a observar y no paras de ver aves cantando, disputando un lugar en donde descansar, las mariposas vuelan... Nueva vida que nace y otra que está en camino. Las gaviotas están estos días volviendo desde sus cuarteles de invierno hacia sus colonias de cría. Que están situadas en el este y norte de Europa. Y los adultos ya lucen sus mejores galas nupciales para conquistar a su pareja. Lo podéis ver en estas gaviotas reidoras Chroicocephalus ridibundus y cabecinegras Larus melanocephalus que están parando en Gijón para descansar y poder seguir viaje.

Gaviota cabecinegra Larus melanocephalus 





Gaviota reidora Chroicocephalus ridibundus 

   
   Pero donde se ve realmente el cambio que se nos viene encima, es en los pajarinos. En los paseriformes. Muchos de ellos están cantando a todo meter. Otros andan ya emparejados. El resto están descansando para recuperar fuerzas y seguir su viaje migratorio. Los chochines comunes Troglodytes troglodytes se oyen por todos lados. Dejan oír su canto desde cualquier posadero adecuado. Un canto potente si tenemos en cuenta el diminuto tamaño del pájaro.

Chochín común Troglodytes troglodytes 

   Lo mismo pasa con los petirrojos europeos Erithacus rubecula.

Petirrojo europeo Erithacus rubecula 

   Y los jilgueros europeos Carduelis carduelis. Aunque los que veis en esta entrada estaban más ocupados en alimentarse o limpiarse después de haber comido, que en cantar.


Jilguero europeo Carduelis carduelis 




   Las preciosas currucas cabecinegras Sylvia melanocephala hace ya años que se ven con regularidad en la zona costera asturiana. En una de los sitios de campeo que frecuentamos hay una pareja que tiene establecido su territorio. Son difíciles de fotografiar o filmar. Suelen estar siempre metidas entre los arbustos. Incluso cuando cantan lo hacen medio ocultas. La del vídeo es una hembra.

Curruca cabecinegra Sylvia melanocephala 


   Otro pájaro que ya está emparejado y preparándose para criar, es la lavandera cascadeña Motacilla cinerea. Una pareja se puede ver junta de continuo, volando de acá para allá. Siempre inquietas. Siempre difíciles de fotografiar.


       Lavandera cascadeña Motacilla cinerea 


   Un ave residente y muy abundante es el mirlo común Turdus merula. También están ahora cantando casi de continuo.

Mirlo común Turdus merula 


   Los mosquiteros comunes Phylloscopus collybita siguen llegando en buen número desde sus cuarteles de invierno en África.

Mosquitero común Phylloscopus collybita




   Volviendo a las aves acuáticas y marinas, ayer hemos podido ver un charrán patinegro Thalasseus sandvicensis. Los charranes patinegros son aves muy abundantes en el paso postnupcial. A últimos de verano y principios de otoño. Algunos pocos ejemplares invernan en Asturias. Y se ven escasamente en el paso prenupcial. El que estaba este sábado descansando en la playa, no sabemos muy bien si es un ave invernante o un migrante temprano que ya está volviendo a su lugar de cría.

Charrán patinegro Thalasseus sandvicensis 

   Las elegantes gaviotas canas Larus canus se ven en escaso número. Y casi siempre son individuos no adultos. Como el ave de primer invierno de la foto.

Gaviota cana Larus canus


   Y como aún no ha llegado la primavera, algunas aves permanecen todavía en sus lugares de invernada. Es el caso de los correlimos oscuros Calidris maritima y los vuelvepiedras comunes Arenaria interpres. De los correlimos oscuros y a día de hoy, 1 de marzo, todavía pueden verse cinco ejemplares. De los vuelvepiedras comunes hemos visto treinta y uno.

Correlimos oscuro Calidris maritima y vuelvepiedras comunes Arenaria interpres 


Correlimos oscuro Calidris maritima 

Vuelvepiedras común Arenaria interpres 



    Lo mismo sucede con los pinzones vulgares Fringilla coelebs y los bisbitas pratenses Anthus pratensis. El bisbita pratense es un ave principalmente invernal, aunque hay escasas citas de cría registradas en Asturias, siempre en el interior y en zonas de altitud media a medio-alta. Los pinzones vulgares, aunque son residentes y abundantes, ven aumentada su población por gran cantidad de migrantes europeos. Creo que la mayoría de los que vemos en Gijón, hablando de ambas especies, son aves foráneas. Ejemplares invernantes.

Pinzón vulgar Fringilla coelebs 


Bisbita pratense Anthus pratensis 

Bisbita pratense Anthus pratensis 


   Un ave residente y que es fácil de observar en parques y jardines de la periferia es el arrendajo euroasiático Garrulus glandarius. Recibe el sobrenombre de "El sembrador del bosque". Tiene la costumbre de acumular comida que recoge en tiempos de abundancia para cuando lleguen las épocas de escasez. Esconde la comida y se alimenta de ella cuando no hay nada que meter en el buche. Pero se olvida de algunos de esos escondites. Y la comida acumulada allí, que suelen ser semillas, puede llegar a germinar y dar lugar a nuevas plantas. Como puede suceder en el caso del que os mostramos. Estaba recolectando bellotas de roble. Si no recuerda el lugar donde escondió alguna, esa bellota puede, bajo las condiciones adecuadas, germinar y dar lugar a un nuevo árbol. Como podéis ver, no le vale cualquier bellota. Las escoge bien antes de llevarlas a su escondite.



Arrendajo euroasiático Garrulus glandarius 



Arrendajo euroasiático Garrulus glandarius 



   Y esto es todo por hoy. Seguiremos atentos a las novedades y noticias que se produzcan sobre las aves en Gijón. Y las contaremos en una nueva entrada. Gracias por visitarnos.