Aves en Gijón

Birdwatching in Gijón (N Spain)

martes, 7 de julio de 2020

Novedades de estas últimas semanas

   Estas últimas semanas, en las que estamos intentando volver a hacer nuestra vida normal de antes de la pandemia causada por la COVID-19, hemos podido reencontrarnos con viejos amigos y lugares muy queridos. Amigos emplumados y amigos bípedos. Los segundos nos han acompañado en nuestras observaciones, haciendo que fuesen más amenas y agradables. Y también nos han cedido algunas imágenes para poder compartirlas en este blog. El confinamiento al que nos vimos obligados para intentar contener la propagación del virus, hizo que nos perdiésemos el paso prenupcial casi por completo. Aún así, todavía pudimos ver algunas cosas interesantes. Y estas últimas semanas ya ha empezado a notarse que llegan aves pertenecientes al paso postnupcial. Como este grupo de gaviotas reidoras Chroicocephalus ridibundus y gaviotas cabecinegras Larus melanocephalus. Las vimos a últimos del pasado mes de junio en aguas de la playa de El Arbeyal.

Gaviotas reidoras Chroicocephalus ridibundus y gaviotas cabecinegras Larus melanocephalus 

Gaviotas cabecinegras Larus melanocephalus 

   Algunos días más tarde, en mitad de una molesta llovizna, otro pequeño grupo se dejó ver en la desembocadura del río Piles.

Gaviota cabecinegra Larus melanocephalus 

Gaviota reidora Chroicocephalus ridibundus 

   Y durante toda la primavera hemos podido ver algún ejemplar de gavión atlántico Larus marinus. Incluso individuos adultos que, en teoría, tendrían que haber estado en sus colonias de cría. De las que no hay ninguna conocida en el concejo de Gijón. Su presencia aquí y en estas fechas, nos hace sospechar que puede haber alguna pareja reproductora. Por desgracia, a la zona en la que podrían estar criando, la punta del Cabo Torres, no hay forma de poder echarle un vistazo. El camino de acceso está cerrado con una valla.

Gavión atlántico Larus marinus 

   Pero las estrellas de esta época son las aves nidificantes. Es un entretenido pasatiempo, para un observador de aves, ver el trasiego continuo que se traen los padres para alimentar a sus pequeños. Como hace esta hembra de mirlo común Turdus merula. Que recoge todo lo que de comestible encuentra para llevarlo a sus pollos.

Mirlo común Turdus merula 

   Algunos jóvenes de mirlo común ya se las arreglan muy bien solos. Como se ve en este vídeo filmado unos días más tarde en el mismo lugar en el que vimos a la hembra.

Mirlo común Turdus merula. Joven.


   Verderones comunes Chloris chloris, chochines comunes Troglodytes troglodytes, jilgueros europeos Carduelis carduelis, zarceros políglotas Hippolais polyglotta, palomas torcaces Columba palumbus, tarabillas europeas Saxicola rubicola y demás, también andan de acá para allá.

Jilguero europeo Carduelis carduelis 

Petirrojo europeo Erithacus rubecula 


Tarabilla europea Saxicola rubicola. Macho.

Verderón común Chloris chloris. Macho.
Chochín común Troglodytes troglodytes 
Paloma torcaz Columba palumbus 

Zarcero políglota Hippolais polyglotta
   El zarcero políglota (hace años era llamado zarcero común) es un pájaro que resulta esquivo. Difícil de fotografiar o filmar. El el vídeo que os ponemos a continuación se oye de fondo cantando a una curruca capirotada Sylvia atricapilla. Al zarcero se le oye reclamar tímidamente.

Zarcero políglota Hippolais polyglotta


   A la curruca capirotada no hubo forma de pillarla al descubierto. En este vídeo os mostramos lo que, habitualmente, "vemos" cuando vamos a observar. Oímos multitud de cosas. Vemos pocas de ellas. Se la oye cantar en el arbusto. Pero lo que es verla, eso es otro cantar. El cantar de la curruca.

Curuca capirotada Sylvia atricapilla. Macho.


   Los gorriones comunes Passer domesticus también andan atareados buscando comida para sí mismos y para sus crías.

Gorrión común Passer domesticus 


   Pero si hablamos de las aves nidificantes en el concejo de Gijón, unas de sus estrellas probablemente sean los aviones zapadores Riparia riparia. Hace ya años que una colonia se estableció en un lugar de las afueras del concejo. Cerca ya de los límites del mismo. Esta temporada la colonia ha crecido. Hemos contado Julián Rufino Gómez García y yo once nidos ocupados. En estos momentos ya hay varios nidos con pollos bastante crecidos. Que se asoman a la puerta del agujero para que, allí, los ceben sus padres. Una estampa muy bonita y alegre de contemplar. En esta secuencia de fotos, de mala calidad, podéis verlo.


Avión zapador Riparia riparia. Adulto cebando.




   Y en esta foto de Julián Rufino Gómez González, de mejor calidad, también se ve al adulto alimentado a los pollos en otro de los nidos.

Avión zapador Riparia riparia. Adulto y pollo. Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González.

   En este vídeo se ven a los pollos a la puerta del nido, esperando que el adulto les alimente. El adulto llega, les ceba y se va.



   El andarríos chico Actitis hypoleucos es un ave nidificante en Asturias. El de la foto, hecha por Julián Rufino Gómez González, lo vimos en el embalse de San Andrés de los Tacones.

Andarríos chico Actitis hypoleucos. Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González.


   Para cerrar la entrada, os compartimos algunos animales que, aunque vuelan, no son aves. Sino preciosos insectos. Mariposas, escarabajos y moscas. Una polilla-pluma. La especie parece Amblyptilia acanthadactyla.

Polilla pluma. Amblyptilia acanthadactyla 

   En el vídeo podéis verla acompañada de un precioso sírfido. Que no es otra cosa que una mosca de colores. Moscas que imitan a insectos depredadores, generalmente avispas, para infundir miedo y que no las ataquen. Es lo que se conoce en biología como "mimetismo batesiano". Os podéis hacer una idea del tamaño de ambos viendo la flor de zarza salvaje Rubus ulmifolius. De ella, de la flor, saldrá una rica mora. De las que nos comemos al llegar el otoño.

Polilla pluma y sírfido

   Más sírfidos vistos estos días. Episyrphus balteatus. Que está sobre una umbilífera. Las umbilíferas son un imán para muchos insectos. Se posan en ellas para alimentarse. Y gracias al color blanco de las flores, dispuestas en umbela y de ahí el nombre de umbilíferas, los insectos resaltan mucho en ellas.

Episyrphus balteatus 

   Un macho de Meliscaeva auricollis.
 
Meliscaeva auricollis. Macho.


   Un icneumónido. Ichneumonidae. Una avispa parásita. Parece Gasteruption jaculator. En esta primera foto, el que parece el macho. Que no tiene oviscapto.


   Y en esta foto y el vídeo, la hembra. Con el oviscapto al final del abdomen. El oviscapto es el órgano con el que efectúan la puesta de los huevos. Y es ese aguijón finísimo que tiene al final del abdomen.

Gasteruption jaculator. Hembra.



   Un crisomélido. Una crisopa sp. Chrysopidae. Un eficaz controlador de plagas.

Chrysopidae 

   Un piérido. Mariposa de la col, parece. Pieris brassicae.

Mariposa de la col Pieris brassicae  

   Un escarabajo melolóntido. Amphimallum atrum.

Amphimallum atrum 
 

   Mariposa almirante rojo Vanessa atalanta. Un ejemplar nuevecito, recién salido de su crisálida.

Almirante rojo Vanessa atalanta 

 






+












   Un bellísimo pavo real Aglais io. También recién volado.

Pavo real Aglais io 

   Una bonita loba Maniola jurtina.

Loba Maniola jurtina 


   Un sírfido que no había visto hasta ahora. Y del que parece que sus poblaciones no son bien conocidas. Se trata de Spherophoraria ruepelli.

Spherophoraria ruepelli 


   Y varios sírfidos más de los que es difícil determinar su especie. Con ellos cerramos la entrada de hoy.

Spherophoraria sp. Hembra.


Spherophoraria sp. Hembra.
Spherophoraria sp. Hembra.




   Agradecemos la ayuda de José Antonio García Cañal para la identificación de los sírfidos. Y la de Julián Rufino Gómez González con la cesión de varias de sus fotos. Muchas gracias a ambos. Y hasta una próxima entrada.

sábado, 4 de julio de 2020

Otra muerte absurda. Y ya es la tercera.

   Como ya sabéis por otras entradas anteriores en este blog, en una de las carbayeras que hay en el extrarradio de la ciudad de Gijón, hace años que anida una familia de cárabos comunes Strix aluco. Un carbayo es un roble común Quercus robur. Una carbayera, por tanto, es un bosque de robles comunes. Esta carbayera es muy pequeña, un bosquete. Tiene una zona de juegos infantiles, unas mesas con bancos, una carretera asfaltada por uno de los lados y unos tendidos eléctricos, de baja y media tensión, que la rodean. Sus dimensiones aproximadas, medidas con Google Earth, son de unos 160 x 40 metros. Muy pequeña, casi ridícula de tamaño. La razón de que el sitio sea querencioso para que las aves, no solamente los cárabos, aniden allí, es que la carbayera tiene muchos árboles viejos. Los cuales tienen muchos huecos en los que poder poner hacer un nido que esté razonablemente a salvo de los depredadores y las molestias. La contrapartida para los cárabos comunes es que dicho sitio es un peligro mortal debido a los tendidos eléctricos. Y no exageramos nada al escribir lo anterior. Desde el año 2017, en cuatro años contando el actual, han muerto electrocutados tres cárabos al chocar contra el tendido de media tensión. La macabra cuenta comenzó el 10 de junio de 2017. Ese día murió, electrocutado al pie de una torre de media tensión, un pollo de los dos que aún vivían esa temporada. Fue encontrado por un amigo. Las fotos son del día siguiente.

Cárabo común Strix aluco 


Cárabo común Strix aluco 

   Se dio el aviso correspondiente. Pero, como veis por las imágenes, el cadáver se recogió del sitio. Se manipuló. No se puede usar como prueba en una investigación o una denuncia. Es muy importante cuando sucede un caso similar, cuando hay una muerte por electrocución, ahogamiento, choque con cristales, envenenamiento u otras causas, no tocar el cuerpo. No manipular nada. En estos casos debemos llamar a las autoridades correspondientes. El SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil), en estos casos. Ellos son los encargados de levantar acta de lo encontrado, fotografiar el lugar, el cadáver y recoger los restos para su análisis. Es lógico que, actuando de buena fe, muchos queramos retirar de allí el cuerpo del pobre animal. Pero es crucial, primordial, que no lo hagamos. Si lo hacemos, destruiremos pruebas que serán fundamentales para poder llegar a conocer las causas de la muerte y poder, así, intentar llegar a saber quienes fueron los culpables de la misma.
   
   A pesar de la muerte de su pollo, los cárabos siguieron con su vida normal. Al año siguiente, en el 2018, sacaron adelante y sin mayores problemas dos pollos. Pero al año siguiente, en la primavera del 2019, ocurrió un desastre. Murió la hembra adulta. Electrocutada al pie del transformador que está situado en una de las torres de media tensión. En un extremo de la carbayera. Ese año también murieron los pollos. Todos. El macho no fue capaz a alimentarlos él solo, sin la ayuda de su pareja.

Cárabo común Strix aluco 

Cárabo común Strix aluco 

Torre y transformador de media tensión

Línea de baja tensión 

Torre y línea de media tensión 


Torre y transformador de media tensión al fondo a la derecha

   En esta ocasión la causa de la muerte estaba meridianamente clara. Muerte por electrocución al chocar contra un transformador de electricidad. No hubo ocasión de manipular las pruebas, pues el cadáver de la hembra adulta estaba en lo alto de la torreta, a varios metros de altura y al lado del transformador. Y no había forma de acceder a él sin medios mecánicos y la correspondiente protección contra descargas eléctricas. También se enviaron escritos a las autoridades competentes en la materia. En ellos se denunciaba el tema y se pedía que tomaran medias que pusieran remedio al problema. Sucedió en la primera semana del mes de mayo del 2019. A continuación os ponemos unas fotos y vídeos de la hembra y macho adultos, así como de los pollos. Son del año 2017. Antes de la primera muerte del primer pollo.

Cárabo común Strix aluco. Pollo.
 Cárabo común Strix aluco. Macho.

Cárabo común Strix aluco. Hembra.

   El macho de cárabo superviviente de la pareja, que os mostramos en la foto siguiente, es duro de pelar. Consiguió volver a emparejarse con una preciosa hembra de morfo rojizo. Que os mostramos, también, en foto y vídeo. Y esta temporada tuvieron dos hermosas crías. Que apuntaban a morfo rojizo, como su bella madre.

Cárabo común Strix aluco. Macho.

Cárabo común Strix aluco. Hembra de morfo rojizo.
Cárabo común Strix aluco. Hembra morfo rojizo.

   Pues, como podéis comprobar por las fotos hechas por Felipe Alfonso Carreño Morán, el 17 de junio del 2020, poco más de un año después de la muerte de la hembra adulta, un pollo ha vuelto a morir electrocutado en el tendido de media tensión. Seguimos sin arreglar el problema. Parece que a las autoridades competentes no les importa gran cosa que muera, de forma absurda e inútil, un ave de una especie protegida.


Cárabo común Strix aluco. Pollo. Foto © Autor: Felipe Alfonso Carreño Morán.

Cárabo común Strix aluco. Pollo. Foto © Autor: Felipe Alfonso Carreño Morán.

   Esperemos, por el bien de los inquilinos de la carbayera en cuestión, que las autoridades competentes en la materia tomen cartas en el asunto y pongan remedio a las causas que ya han causado, que se sepa, tres bajas de ejemplares de esta preciosa rapaz nocturna. El tema está ahora en manos de los correspondientes Departamento Ministerial, Consejería del Principado y compañía eléctrica. Damos las gracias a Felipe Alfonso Carreño Morán por la cesión desinteresada de sus fotos del pollo muerto. Hasta una próxima entrada. Gracias por leernos.

martes, 23 de junio de 2020

Nueva normalidad. Viejos vicios.

   Vamos recuperando, poco a poco, nuestras vidas. Después de muchas semanas de restricciones. Primero, recluidos en nuestras casas y saliendo solamente a las compras imprescindibles. Posteriormente, dando paseos en un radio máximo de un kilómetro desde nuestro domicilio. Un tiempo después, con algunas concesiones más. Y ahora, después de más de dos meses desde el inicio de la pandemia causada por la COVID-19, con casi una total libertad para movernos. Estas restricciones han traído bastantes cosas buenas para la fauna salvaje. Los animales han tenido una gran tranquilidad. Alejados de las molestias de los seres humanos, han podido criar a sus pequeños en una relativa paz. Y ello se nota estos días en lo confiados que se muestran los volantones y algunos adultos que te tropiezas cuando vas al campo a observar. Unas pruebas de lo dicho os las mostramos en estas imágenes. Gorriones comunes Passer domesticus, palomas torcaces Columba palumbus, tarabillas europeas Saxicola rubicola, serines verdecillos Serinus serinus, colirrojos tizones Phoenicurus ochruros o cistícolas buitrones Cisticola juncidis, se muestran cercanos y confiados. Algunos incluso ni se apartaban cuando pasabas lentamente a su lado en coche.  Casi todas las fotos tienen recorte. Pero algunas imágenes están tomadas a menos de dos metros de las aves.

Gorrión común Passer domesticus

Gorrión común Passer domesticus 

Paloma torcaz Columba palumbus. Adulto.

Paloma torcaz Columba palumbus. Joven.
Paloma torcaz Columba palumbus 

Tarabilla europea Saxicola rubicola. Macho adulto.
Serín verdecillo Serinus serinus 

Colirrojo tizón Phoenicurus ochruros. Joven.

   Esa confianza también se notó en las aves que están criando. Para muestra, estas currucas capirotadas Sylvia atricapilla. Afanadas en la crianza de sus pollos, ni se preocupaban de ese bulto extraño que, en silencio y apoyado en el capó del coche, les observaba a unos seis o siete metros de distancia.

Curruca capirotada Sylvia atricapilla. Hembra con ceba en el pico.


Curruca capirotada Sylvia atricapilla. Macho.


    Pero no todo son buenas noticias. Los viejos vicios del título de la entrada no se han ido con la venida de la llamada "nueva normalidad". Esta pareja de currucas capirotadas tenía su nido en un seto arbolado a la vera de un camino asfaltado. El seto, después de varios meses sin tocar, estaba muy descuidado. Y uno de sus árboles se había roto y constituía un peligro para quien por allí pasara. Los responsables, en vez de limitarse a talar el árbol, entraron a saco en el seto, podándolo a fondo. Y en plena época de cría de aves. El resultado fue la pérdida de la nidada de una de las dos parejas de curruca capirotada de la zona. El desastre se ve en estas fotos y vídeo.








Desbroce


   Además de lugar de cría, el seto también era un refugio de muchos animales. Como este pollo petirrojo europeo Erithacus rubecula.

Petirrojo europeo Erithacus rubecula 



    Para cerrar el tema de los viejos vicios que nos resistimos a erradicar, os mostramos algunas de las porquerías que hemos podido ver en estos días mientras estábamos observando la fauna salvaje. La mayoría de las basuras estaban tiradas a menos de veinte metros de alguna papelera o contenedor de basuras.









   Volviendo a la crianza de las aves. Otros padres han tenido más suerte. Es el caso de la pareja de estorninos negros Sturnus unicolor que tienen el nido bajo la teja del tejado de un chalé.

Estornino negro Sturnus unicolor. Adulto con ceba.


   En otras partes de Gijón, las aves también se afanan en sacar adelante a sus pequeños. Tienen, también la ventaja de que están libres de molestias. Las garcillas bueyeras Bubulcus ibis y las gaviotas patiamarillas Larus michahellis están en plena faena. Un par de fotos han sido cedidas amablemente por Julián Rufino Gómez González. A quien le damos las gracias.

Garcilla bueyera Bubulcus ibis 

Garcilla bueyera Bubulcus ibis. Joven.

Garcilla bueyera Bubulcus ibis. Adulto.

Gaviotas patiamarillas Larus michahellis. Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González.

Gaviota patiamarilla Larus michahellis. Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González.






   En el mismo Parque Isabel la Católica, las fochas comunes Fulica atra también van sacando adelante a su prole.

Focha común Fulica atra 




   Mirlos comunes Turdus merula, chochines europeos Troglodytes troglodytes, acentores comunes Prunella modularis, currucas cabecinegras Sylvia melanoceophala y jilgueros europeos Carduelis carduelis se dejan ver mejor que otras veces. Están ocupados buscando comida para sus pollos o proclamando la propiedad de su territorio de cría. Y su incansable labor les hace más visibles. Algunas de las fotos son de Julián Rufino Gómez González.

Chochín común Troglodytes troglodytes. Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González.

Jilguero europeo Carduelis carduelis 

Mirlo común Turdus merula 

Acentor común Prunella modularis. Foto: Autor © Julián Rufino Gómez González.
Cistícola buitrón Cisticola juncidis 

   Otras aves no son nidificantes en nuestras tierras. Pero están de paso. Es el caso de la gaviota sombría Larus fuscus. Un adulto nos visitó la semana pasada. También estuvo de visita una gaviota patiamarilla Larus michahellis de la subespecie mediterránea. Está anillada en Zaragoza con anilla blanca y código negro N:89X y es la primera vez que se la ve desde que se le colocaron las anillas.

Gaviota sombría Larus fuscus 

Gaviota patiamarilla Larus michahellis  N:80X 
 
   Aunque lo más normal en cuanto a las gaviotas sombrías, es que las que aguantan aquí un tiempo largo sean ejemplares inmaduros. Que no sienten la necesidad de reproducirse. Es el caso de la anillada en Alemania con anilla amarilla y código negro  HN10T . Lleva aquí desde principios de invierno.

Gaviota sombría Larus fuscus  HN10T 


   Pero la gran sorpresa en estos días de vuelta a la normalidad, y en lo que se refiere a viajeros venidos de otras tierras, la dio un precioso ánsar piquicorto Anser brachyrhynchus que localizó Juan Villar Sordo en el Parque de Isabel la Católica. Se mostró muy confiado en el tiempo que estuvo entre nosotros.

Ánsar piquicorto Anser brachyrhynchus 




   Finalizamos con unas imágenes de animales que vuelan o caminan. Pero no son aves, sino insectos y reptiles. En el seto que se cargaron, en el cual anidaban las currucas capirotadas, se pueden ver muchos insectos que se alimentan del néctar de las flores, a la vez que lo polinizan. Sírfidos, abejorros, abejas, mariposas... También alguna lagartija roquera aprovecha la coyuntura para acechar en su posadero a la espera de algún incauto que le sirva de merienda.








  


   Nada más por hoy. En una próxima entrada os contaremos la mala suerte que ha corrido la más famosa de las familias de cárabos comunes del concejo de Gijón. Será esta misma semana. Gracias por leernos.