viernes, 19 de junio de 2009

Gaviota patiamarilla vs. Paloma doméstica

Hoy por la mañana, mientras iba a trabajar, fui testigo de una escena que nunca había visto: Una gaviota patiamarilla, que parecía adulta, fue capaz de capturar en vuelo a una paloma doméstica.

Muchas veces he visto (como casi todos los que están leyendo estas líneas) a las "patis" de los parques urbanos al acecho de las palomas que recogen las migas que los paseantes les echan para comer. Algunas veces ese acecho tiene la recompensa de la captura de la paloma. También alguna vez hemos observado como las patiamarillas capturan algún pollo de anátida de las que crían en el Parque de Isabel la Católica. Pero ver la persecución, acoso y captura en vuelo de una paloma por parte de una "pati", es algo que no había visto hasta ahora. Fue muy curioso ver como la gaviota, en una especie de picado sui generis, interceptó la trayectoria de vuelo de la paloma para, a continuación, perseguirla. La paloma intentó, mediante remontes, cambios de dirección, bajadas y demás triquiñuelas, librarse de su atacante. Pero fue inútil. La gaviota la capturó con el pico en pleno vuelo para, acto seguido, bajar a tierra con su presa agarrada. Ignoro si el aterrizaje de la gaviota se debió a que pretendía rematar a su presa en el suelo o, en cambio, fue debido al propio peso de su captura, que le impedía seguir volando libremente. Una tapia de más de dos metros de alto se interponía entre las aves y mi campo de visión. Lo extraordinario del caso, creo, es el hecho de ver a la gaviota comportarse casi como un ave de presa. A saber:

1.- Una especie de vuelo en picado, con las alas semiabiertas, para interceptar el rumbo de la paloma.

2.- Una persecución casi "cuerpo a cuerpo", con bruscos cambios de dirección, subidas y bajadas rápidas. Todos esos bruscos giros y cambios de velocidad fueron efectuados por la gaviota sin aparente esfuerzo, y siguiendo casi al unísono los movimientos de la paloma. Para todo aquel que esté acostumbrado a "gaviotear", le resultaría cuando menos curioso ver esa forma de volar de la gaviota.

El resto del comportamiento de la gaviota no representa mayor novedad. Que las patiamarillas capturan a otras aves (principalmente pollos) para su alimentación es algo conocido. Pero que se atrevan con una paloma en vuelo no suele ser habitual. Lo que no sé (no lo pude verificar) es si la paloma era adulta, o un pollo recién volado. O si tenía alguna dificultad física, o parecía enferma.

Es sólo un episodio más de la lucha por la vida. Comer, o ser comido. Triste final para la paloma. Pero visto desde el punto de vista de "Mamá Naturaleza", simplemente es un buen final para la gaviota. Muchas especies animales están ahora sacando adelante a sus pollos. En los tejados que se ven frente a mi sitio de trabajo, al menos tres parejas de "patis" cuidan de sus crías. Ahora mismo, tres bolas (ya muy crecidas) de plumón y plumas nuevas descansan tumbadas cómodamente sobre las tejas, mientras uno de sus "papis" vigila cerca de ellas. La plácida estampa contrasta con la crudeza de la escena vista hoy a primera hora.

Buen fin de semana para todos.

3 comentarios:

Iván Díaz Pallarés dijo...

Hola, puedes ver a un halcón peregrino cazando palomas como si fuese un documental de Attenborough a diario, y en dos puntos diferentes: en las altas azoteas de los edificios de los Jardines de la Reina hacia las 8 de la mañana, y a media tarde sobre los tejados de los pisos de la escalera 14 de la playa, yo pensaba que era casualidad pero lo he visto (y oído, es impresionante)media docena de veces.No mencionaremos el nido, pero verlos atravesar Montevil en pareja haciendo acrobacias a eso de las 8 de la tarde es una maravilla.

Nacho Vega dijo...

Hola Iván. Sí que es cierto que se pueden ver a los peregrinos cazando. Además de donde has dicho, en un edificio usado como oteadero, y que está próximo al parque de Isabel la Católica (cuando echa a volar, la espantada que se produce en el estanque del parque es impresionante. No queda "ni el Tato"). También se ven en la parte alta de la iglesia de San José, al lado de la estación de FEVE. O en el puerto de El Musel, donde usan las grúas para el mismo fin (de oteadero, o de posadero). Ayer tarde, un peregrino (supongo que un pollo volantón) montaba un escándalo de consideración cada vez que otro peregrino (supongo que algún adulto) pasaba volando cerca de la grúa donde el primero estaba posado. Iba sin óptica, y no distinguía más que puntos. De ahí lo de "supongo". Pero ver a una gaviota comportándose así, con esa agilidad y rapidez de movimientos, no lo había visto hasta ahora. Sí vi (como otros) a las gaviotas atacar a las palomas de los parques, cuando comen el pan que les echan. También vi a gaviotas volando y con una paloma en el pico, que no sé si era un pichón cogido del nido, o una paloma ya muerta previamente. Pero esa escena de caza de la "Larus peregrinus", no la había visto hasta ese día.

Gracias por leernos. Y por tu comentario. Buen fin de semana.

ivandiaz dijo...

Pues lo más tremendo que haya visto en el parque de Isabel la Católica fue hace un año ver como una gaviota patiamarilla de 2º invierno desaparecía arrastrada por una anguila, que se la fue metiendo poco a poco a lo profundo del estanque hasta que solo le quedó el pico fuera(viendo el tamaño de estas anguilas no me extraña que desaparezcan patinos, pero una gaviota no le veía sentido ninguno...)
Yo quedé impactado, tuve que dejar la escena porque estaba mi hijo pegándose con otro crío (o algo así), y a la media hora apareció la gaviota empapada (pero viva) entre los columpios...totalmente despistada, fue algo increíble y angustioso, y creo que la pati tardó bastante en atreverse a ir al agua...lo que se divierte uno en este parque