martes, 22 de septiembre de 2009

Cormoranes, salmones y pescadores

Los cormoranes grandes Phalacrocorax carbo llegan a Asturias a pasar el invierno. Algunos de ellos son viejos conocidos. En la vecina ría de Villaviciosa ya hace días que se deja ver un asiduo visitante holandés (identificado por la anilla de lectura a distancia). Por aquí aún no he podido localizar al sueco que lleva una anilla metálica (sin anilla de color) y que viene en las tardes de invierno a dormir al Parque de Isabel la Católica. Los cormoranes llegan y, como no podía ser de otro modo, los pescadores deportivos arremeten contra ellos. De todos es sabido que el salmón atlántico no pasa por su mejor momento. Muchos factores se unen para dar como resultado la situación actual, con un acusado declive de la especie. Las últimas medidas correctoras tomadas por las correspondientes Consejería y Viceconsejería del Principado de Asturias para intentar recuperar al salmón no han gustado al colectivo de los pescadores deportivos. Como consecuencia de ello el Consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras ha anunciado que desde la Administración regional serán "duros" con los depredadores de los ríos asturianos. Hay que abrir una mano cuando se cierra la otra. Suenan tambores de guerra contra las otras especies que (como el cormorán) se alimentan de peces u otros animales que viven o pasan parte de su ciclo vital en el río. Garzas, garcetas, mirlos acuáticos, martines pescadores, nutrias, etcétera, tienen contados sus días de paz y tranquilidad. En lo que a los cormoranes grandes se refiere, y después de leer en la prensa la noticia, cuesta imaginar mayor "dureza" que la empleada actualmente. Recuerdo a los que esto leen que en los ríos asturianos se mata a tiros a los cormoranes. Quizá el Sr. Francisco González Buendía (autor de las declaraciones) pensaba, cuando hablaba de ser "duros", en colgar sus desollados cadáveres de algún árbol, para escarnio de los demás cormoranes. O, tal vez, quería decir que a partir de ahora se procederá al exterminio de la especie en Asturias. Nada de "controles": Aniquilación. Holocausto. Exterminio. Una vez más, en la noticia nada se leyó de los problemas de contaminación, escolleramientos de los ríos, actividades lúdicas perjudiciales para la especie, furtivismo, sobrepesca en los ríos y en la mar, aumento de temperaturas, etcétera, que afectan no sólo al salmón atlántico, sino a los ríos asturianos en su conjunto. A este respecto, un investigador del C.S.I.C. llamado Francisco Javier Lobón Cerviá, ha realizado un trabajo de más de 20 años y ha llegado a unas conclusiones muy interesantes. Más complicadas, en principio, de llevar a cabo que la de pegar tiros a las aves. Aunque, con toda seguridad, serían muchísimo más eficaces. Pero lo fácil es contentar a potenciales votantes (las decenas de miles de pescadores deportivos asturianos y sus familias), pues hay que asegurar el cocido otros cuatro años más. El resto es mucho menos urgente, aunque sea lo verdaderamente importante.

Enlaces a las noticias en la prensa regional:

Sobre el trabajo de Lobón Cerviá:

Sobre las declaraciones del Consejero y de la Viceconsejera de Medio Ambiente, Belén Fernández González:

3 comentarios:

David Álvarez dijo...

Pues si Nacho, tendrían que matizar lo de la dureza, pero me temo que significa lo que tu dices, exterminio y punto, nada de mariconadas
un saludo

Nacho Vega dijo...

hola David:

Gracias por leernos. Y por considerar interesante hacer un comentario. Corren malos tiempos. Muy malos. Y sospecho que no solo para el "cuervu marín". Me da a mi en la nariz que van a seguir por las demás especies "objetivo" de los colectivos de pescadores: Nutrias, garzas y garcetas, "llavaculos", "verderríos", etc... Todo, menos afrontar una estrategia, pólitica, plan de actuación, o como lo quieran llamar, verdaderamente eficaz.

Un saludo. Y enhorabuena por el estupendo vídeo sobre el primo hermano del cormorán grande: El cormorán moñudo en la Costa Asturiana. Felicidades a Manolo, Jorge y a ti. Buen y bonito curro.

Juan Bueno dijo...

Me temo que teneis razón, habrá que estar atentos a estos cantamañanas y hacer fuerza, para eso creo que están las asociaciones conservacionistas.

Un saludo y muy bien contado, como siempre, tienes madera de periodista tio!