viernes, 11 de septiembre de 2009

Gacha mosqueante. Espátula y tarro blanco. Ostrero euroasiático.

El jueves por la tarde, alertado por un aviso en el correo electrónico, fui al embalse de San Andrés de los Tacones. Se estaba viendo un pájaro que podía ser una Agachadiza real Gallinago media. Allí me presenté con el equipo óptico y fotográfico para documentar lo mejor posible la observación. Me encontré con algunos buenos amigos y ornitólogos, como Dani López Velasco, Oli, Elías García Sánchez, Marco García Gala, Pablo Fernández García y mi tocayo Nacho Castelao. Creo que no olvido a nadie. La gacha en cuestión resultó ser una atípica agachadiza común Gallinago gallinago. Atípica, pues tenía unas listas claras bastante marcadas en las coberteras. Esa circunstancia unida al hecho de que no se dejara ver bien, al estar medio oculta entre la vegetación, hizo trabajar de lo lindo a todo el grupo para poder identificarla. Además de la gacha, en la cola del embalse una preciosa espátula común Platalea leucorodia, un par de Tarros blancos Tadorna tadorna, y bastantes gaviotas de varias especies: Patiamarillas, sombrías y alguna argéntea. Garcetas comunes, garzas reales, fochas comunes, gallinetas comunes, somormujos lavancos, algún limícola y varias especies de anátidas completaban el cuadro.


Os pongo un vídeo y unas fotos sacados a través del telescopio con la compacta digital. En el vídeo podéis ver a la espátula mientras se alimenta. Por detrás, en un segundo plano, también se ve al tarro blanco.





En esta foto veis, otra vez, a la elegante espátula y al tarro.




En esta otra foto, que es un recorte de una panorámica del grupo de gaviotas, una de ellas (la cercada por la línea amarilla) tiene lo que parece ser una anilla estrecha de color negro en la pata izquierda. En la foto no se aprecia muy bien. No se ve anilla de metal en la otra pata. El color blanco que se ve es una pluma que, posada tras ella en el suelo, hace el efecto de algo puesto en la pata. La distancia a la que estaba posada hace que no pueda asegurar que lo que lleva sea una anilla. Vista el ave en el campo, no parecía que fuera suciedad, u otro tipo de objeto adherido a la pata. Semejaba una anilla.

En el puerto de El Musel, ya anochecido, además de oir a los habituales andarríos chicos, un ostrero euroasiático Haematopus ostralegus me dejó escuchar su peculiar reclamo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Nacho. Por si tienes interes esta mañana aparecio muerta una gacha en Sograndio de Oviedo. La tienen en el bar.