martes, 17 de noviembre de 2009

Parque de Isabel la Católica. El Arbeyal

Hoy fui a darme una vuelta por el Parque de Isabel la Católica. Hace ya unos cuantos días un buen amigo ornitólogo, César Álvarez Laó, vio un cormorán grande con anilla de metal. Iba equipado sólo con prismáticos, por lo que no pudo leerla. Pero todo hacía indicar que era "nuestro amigo" el sueco, pues estaba colocado en su posadero habitual. Estos días atrás estuve buscándolo; pero no lo vi. Hoy tampoco. Había un total de nueve cormoranes grandes en los árboles de las islas del estanque grande. Pero ninguno tenía anillas. Al menos, yo no las vi. Pude ver y fotografiar, sin embargo, otras dos aves anilladas. Dos gaviotas. Una Gaviota reidora Larus ridibundus polaca, que ya viera en marzo de este año, con anilla FN 80.748 y una Gaviota cabecinegra Larus melanocephalus con anilla 5.041.107. Española. La anilla estaba puesta al revés en la tibia derecha. También era una vieja conocida, pues la vi asímismo en febrero de este año. Es sorprendente la fidelidad de los bichos a sus lugares de invernada. De las dos aves me falta, aún, el historial. Volveré a enviar el dato a la O.E.M. (Oficina de Especies Migratorias). Tenéis un enlace a dicha página desde el blog. Cuando tenga datos os los haré llegar. Os pongo unas fotos de cada gaviota. Las fotos son malas, malas. Pero la máquina, la luz y el fotógrafo dan para lo que dan. Que no es mucho. Las de la reidora son algo, no mucho, mejor; pero el bicho colaboró posándose tranquilamente a cuatro metros de distancia y quedándose quieto. Os pongo una foto con el ave entera y un detalle de la anilla.

Esta es la de la cabecinegra 5.041.107:


Y estas, las de la reidora FN 80.748. En el detalle se puede leer casi todo el código. Además de verse un pequeño insecto que correteaba por la barandilla de madera y se encontró con la pata de la gaviota:



Además de las gaviotas, anilladas o no, había bastantes anátidas: Cucharas europeos, patos colorados, ánades azulones, porrones europeos y moñudos... De esta última especie creí ver una hembra o joven anillado con placa nasal. Pero se sumergió en busca de comida y no pude volver a localizarla. Lo volveré a intentar mañana. Debajo os pongo una foto (aún peor que las anteriores) de un precioso macho de Pato colorado Netta rufina. La lejanía del ave y la escasísima luz dieron como resultado esta pobre calidad.



A última hora miles de ruidosos estorninos pintos, con sus acrobáticos y sincronizados vuelos, hicieron que pusiera pies en polvorosa de forma precipitada. Sus vuelos son todo un espectáculo digno de verse; pero el peligro de resultar bombardeado por los restos digeridos de su comida no es despreciable. Doy fe.


Por la desembocadura del Piles la marea estaba casi en pleamar. Esa circunstancia, combinada con la marea viva de la luna nueva, hicieron que casi no hubiera arena y piedras al descubierto. Como consecuencia, no había nada que ver.


Y, ya para terminar la entrada, deciros que por la mañana estuvo Carlos Solares en la zona de la playa de El Arbeyal y El Musel. Carlos es un compañero salmantino con el que coincidí este invierno parajerando en los momentos de la gran afluencia de gaviotas "blancas" en el Cantábrico. Hoy venía a intentar ver las Serretas medianas Mergus serrator que estos días andan por la zona. Vio dos en la zona de El Arbeyal. Eran, según me dijo, especie nueva para él. Felicidades. También pudo ver gavión atlántico, gaviotas de varias especies, alcas comunes... Entretenida mañana para Carlos.

4 comentarios:

Pablo Fernández dijo...

ola Nacho. Te confirmo lo de la hembra de Porrón Moñudo y la placa. Es la de todos los inviernos, con en código AN en los lados, y la A en el frente. Una pena que no hayas visto al Cormorán, pues anda casi todos los días por alli.
Sobre el Arbeyal, si puedes, pasate por alli. No hay mucho, pero están las Serretas, a veces a tiro de cámara, el Alca pescando por donde el espigón, el Peregrino a veces da alguna pasada, en fín, merece la pena pasarse por alli, desde mi punto de vista, claro. Ah, y un macho de Colirrojo Tizón, muy curioso el, que viene a ver al observador, en vez de ser al reves.

Pablo Fernández dijo...

Ups, donde dije ola Nacho, quise decir, evidentemente Hola Nacho...

Nacho Vega dijo...

Hooola (con hache) Pablo, amigo. Gracias por el dato del porrón. Me confirma que mi vista aún es casi como era. En cuanto a lo del cormorán, volveré hoy y me pondré en una zona despejada de árboles, donde los estorninos no me caguen encima. Seguro que si me quedo ayer algo más de tiempo, acabará entrando al dormidero y lo veré. En lo referente a El Arbeyal, paso varias veces a la semana por ahí. Pero voy casi siempre sin cámara. Tengo que acordarme de cogerla y "afotar" a los bichos de toda la zona, El Musel incluído.

Pablo Fernández dijo...

Pues si me confirmas que vas, me acerco por alli, que cuatro ojos ven más que dos, y así charlamos un rato, que hace mucho que no nos vemos!! Saludinos