martes, 29 de diciembre de 2009

Colimbo Grande en El Arbeyal

Hola amigos. Ésta mañana, en la playa de El Arbeyal, pude disfrutar de la presencia de un Colimbo Grande, un nutrido grupo de Alcas, que si no conté mal estaba formado por 15 ejemplares, una hembra de Serreta Mediana, y un Cormorán Moñudo adulto.

La Serreta y el Colimbo llegaron incluso a pelearse por el espacio.


Cormorán Moñudo, Mavea (Phalacrocorax aristotelis):







Aquí vemos al Colimbo Grande, o Calón (Gavia inmer) y a la Serreta Mediana, o Coríu Sierra (Mergus serrator) disputandose la zona de pesca:






Algunas fotos del Colimbo Grande, Calón (Gavia inmer):





10 comentarios:

Nacho Vega dijo...

Hola Pablo:

Bonitas fotos. Algunas, como la de la disputa, muy simpáticas. Y muy oportuna la del colimbo comiendo el pez. Parece un blenio Blennius sp. Lo que aquí conocemos como "babosu".

El colimbo parece el joven que ya hacía unos días no era yo capaz a localizar. Creía que se había marchado.

Nacho.

dime ho dijo...

Pablo parece que tienes amaestrados a los "bichs" del Arbeyal.
La próxima vez que veas tan cerca al colimbo "silba" para que podamos acudir los menos afortunados.
Buenas fotos.

David Álvarez dijo...

Muy guapas Pablo, si que parece que los tienes amaestraos.
un abrazu

Iván Díaz Pallarés dijo...

Joña que joroña con el Arbeyal esti añu, habrá que dexar el Parque, que ta permustiu y acercase por el Xixón Oeste

Pablo Fernández dijo...

Hola Iván. Yo que vivo a escasos 200 metros de El Arbeyal, te aseguro que éstos últimos años, no es ni la sombra de lo que fué. Aquello, cuando aun no estaba hecha la playa nueva, era un hervidero de aves!!

Nacho Vega dijo...

Corroboro lo dicho por Pablo. Cuando salían las dos bocas de alcantarilla debajo de la Casa del Mar; pero había un pedrero de verdad, y no la arena que ahora lo cubre todo y ese amago de pedrero que es la escollera, había mogollón de bichos. A modo de ejemplo: Los tres colimbos, los tres negrones (incluído el careto), havelda, eider, arao, alca, frailecillo, mérgulo, serreta, tarro blanco, espátula, charranes, charrancito, limícolas de varias especies, paíños... Me paro ahí. Si sigo recordando me entran ganas de llorar.

Nacho.

Iván Díaz Pallarés dijo...

Yo es que soy de la generación que bajar de la Calzada era "bajar a Gijón", solo que en mi caso al revés, lo mío era la zona Este, es decir, alcas, mérgulos, negrones, frailecillos (también haveldas), algún eider...debajo la Lloca, bueno, bajar al pedreru era salir con el truel lleno de comida, vale, paro, que yo también lloro...

Pablo Fernández dijo...

Dios! La de Oricios que pesqué yo en El Rinconín, perseguido por Vuelvepiedras, y algún Correlimos, porque a cada poco cogía alguno y les daba de comer, disfrutando de ellos. Y ahora no hay ni Oricios...

Nacho Vega dijo...

Hola a todos:

Ni oricios, ni casi piedras. Arrasamos con todo. La gente vamos al pedrero, no con la intención de disfrutar del sitio mientras hacemos el sano ejercicio de intentar guardar el equilibrio sobre las algas resbaladizas, sino con el propósito de llevarnos algo, lo que sea, a casa: Erizos de mar, caracolas, lapas, cangrejos... Lo que sea. Que lo haga un crío pequeño, vale. Pero que lo haga gente mayor no tiene ni un pase.

Nacho.

Iván Díaz Pallarés dijo...

Yo aprendí "ecología" observando la turbulenta vida (y muerte) en los charquinos del Rinconín, cogiendo cebo pa mi padre, que pescaba (aunque yo sospecho que lo compraba todo en pescaderías cholo a la vuelta...)ahora pa enseñársela a mi hijo tengo que ir a las playas (todavía a Dios gracias)desiertas y secretas de Cudillero, donde todavía hay que tener cuidado con pisar los oricios al bañarte, y que no te muerda el culo (u otra cosa)un sarguín de a kilo con mala baba...
Desde el Castillo de Salas se fue todo a la caraja.