miércoles, 16 de diciembre de 2009

Gaviotas anilladas y lavanderas británicas

César Álvarez Laó me comenta en un mensaje de correo electrónico que el correlimos común Calidris alpina que José Manuel Rodríguez Calleja nos muestra en la foto de la entrada del domingo, 13 de diciembre, es un ave de primer invierno. También coincide en la identificación de la foto del archibebe común Tringa totanus. Gracias.

Ayer martes por la mañana, mientras iba a trabajar andando (un gran apagón dejó sin suministro eléctrico a gran parte de Gijón y me impidió abrir el portón del garaje), pude ver en los jardines de la Plaza de Juan Alvargonzález un buen grupo de lavanderas blancas Motacilla alba. Entre ellas había, al menos, tres individuos de la raza británica Motacilla alba yarrellii. No distinguí ningún ejemplar anillado.

Y por la tarde, en el tejado de la rula de Rendiello, en el puerto de El Musel, vi un gavión atlántico Larus marinus de primer invierno. Pude hacerle alguna foto “decente”. El gavión es el que está en el vértice, recortado contra el cielo.



En la zona del desguace de La Osa, en un bando con cientos de aves, una gaviota patiamarilla mediterránea Larus michahellis michahellis portaba una anilla naranja, con código negro de cuatro dígitos: B5UX. También, como es preceptivo, una metálica. Procede de Baleares. No pude hacerle fotos porque, nada más leer la anilla con el telescopio, todo el bando salió volando al encuentro de un arrastrero que entraba a puerto para dejar las capturas del día. En el grupo había, al menos, cuatro gaviones atlánticos: Dos adultos y tres aves de primer invierno. Es posible que el individuo del tejado de la rula fuera uno de esos tres. Cerca de las gaviotas, un cormorán grande Phalacrocorax carbo, secaba sus alas, mojadas después de pescar la cena.



Por El Musel noto también estos días un aumento de las lavanderas de la raza británica. Otros paseriformes, como los pardillos comunes Carduelis cannabina se dejan ver en nutridos bandos, de varias decenas de individuos. Son muy fáciles de observar cuando algún camión cargado de grano (cebada, centeno, trigo, maíz) deja caer por accidente parte de su carga en los distintos caminos del puerto. Habrá que mirar los pardillos con detenimiento pues, donde menos se espera, puede saltar la liebre de alguna rareza, tipo pardillo sizerín, u otro cualquiera.

Y hoy día 16 por la tarde en el desguace de La Osa, volví a ver a la gaviota patiamarilla mediterránea B5UX, junto a otra patiamarilla con características de la raza cantábrica y que llevaba una anilla naranja y dígitos negros. Está anillada en el País Vasco. En el mismo sitio había otra patiamarilla anillada en Asturias, con anilla negra y cuatro dígitos blancos, empezando por A. Un ave de tercer invierno. Pero no pude leer ninguna de las dos anillas debido a la gran distancia a la que se encontraban las aves. En el mismo bando se veían dos adultos y dos primeros inviernos de gavión atlántico Larus marinus. También un adulto de gaviota argéntea Larus argentatus.

Sí pude leer, y fotografiar, esta otra gaviota que se encontraba en el tejado de la rula. La anilla lleva el código AK6F. La foto no es muy buena, pues estaba cayendo la noche y la luz era escasa.



Por la noche una pareja de alcas comunes Alca torda dormitaba flotando en el agua. Cerca de ellas varias gaviotas reidoras Larus ridibundus, acompañadas de una adulta de gaviota cabecinegra Larus melanocephalus volaban sobre un bando de pequeños peces o "rumia". Los pececinos habían acudido a la luz de un barco que descargaba productos petrolíferos. Y allí habían llegado otros peces mayores que, desde más profundo, los acosaban para comérselos. Las gaviotas aprovechaban la coyuntura para atacarlos desde arriba. La actividad duró unos quince minutos.

En la playa de El Arbeyal una serreta mediana Mergus serrator aparecía y desaparecía, distante, entre las olas. Más cerca, un bando mixto de gaviotas cabecinegras y reidoras descansaba en el agua. Y sobre la arena una corneja negra Corvus corone corone y una gaviota sombría Larus fuscus se disputaban algo que no pude identificar. Una gaviota cabecinegra permanecía atenta, a distancia, por ver si sacaba algo de provecho de la disputa.

2 comentarios:

Yoly dijo...

Excelente y detallado diario.
El otro día en el Parque I.C. me comentarón, sobre el grano que cae de los camiones en el Musel, está tratado con productos químicos ya que será utilizado para Biodiesel. Espero que no envenene a los pajaritos.

Nacho Vega dijo...

Hola Yoly:

El "excelente" diario está confeccionado (en gran medida) con las aportaciones que todos hacéis. Sin toda esta ayuda, el volumen de información que habría sería insignificante.

Muchas gracias por el comentario del grano. No lo sabía. Lo que sí sé es que tanto las gaviotas, como muchos paseriformes comen estos granos. En los paseriformes igonoro las consecuencias. Pero en las gaviotas deben de ser despreciables. O eso, o las gaviotas son semi-indestructibles. Como sabéis, algunas de ellas vienen anilladas con color. Puedes verlas comer a diario grano y grano, con gran afición. E incluso alguna vez las tengo visto comer bolsas de raticida, cuando salían por las bocas de la alcantarilla de la playa de El Arbeyal. Y tan campantes. Supongo que los efectos de esas sustancias se notarán con el paso de varios años.