miércoles, 10 de febrero de 2010

Gavioteando por El Musel. Cormoranes grandes. Observaciones por San Andrés de los Tacones.

Ayer martes estuve gavioteando por el muelle pesquero de El Musel. Allí me encontré con dos buenos amigos ornitólogos, Marco García Gala y Daniel López Velasco. En el primer tramo de los muelles de La Osa, donde está el desguace, había un pequeño bando de gaviotas de varias especies. La mejora en el estado de la mar ha hecho que el número de gaviotas que se refugiaron en los muelles de La Osa y Rendiello haya descendido considerablemente. Lo más interesante visto, en cuanto a gaviotas, fue lo que sigue:

Tres gaviotas argénteas Larus argentatus. Un adulto, un tercer-cuarto invierno y un primer invierno. Fotos del intermedio y del adulto.





Dos gaviotas cabecinegras Larus melanocephalus de primer invierno.

Cinco gaviones atlánticos Larus marinus. Un adulto y cuatro primeros inviernos.

Un poco más allá, treinta y siete cormoranes grandes Phalacrocorax carbo descansaban colocados en una irregular fila. Uno de ellos anillado con metal en la pata izquierda que no pude leer, pues estaba muy lejos. Actualmente los cormoranes grandes están pasando por nuestra tierra en su viaje de regreso a sus lugares de cría. Esto puede dar la falsa impresión de que está aumentando el número de invernantes en nuestra región. En la foto podéis intuir, más que ver, un adulto de gavión atlántico de un tamaño considerable, tan grande como los cormoranes:



Hablando de cormoranes grandes. Ayer se publicó una noticia en "La Nueva España" con unos datos que, cuanto menos, parecen un poco exagerados. Si se han comido, como escribe el periodista, un millón (1.000.000) de truchas, debería haber en Mieres y alrededores una auténtica legión de hambrientos cormoranes grandes que estuvieran especializados en comer única y exclusivamente truchas. El enlace a la noticia es el siguiente:


Vimos una gaviota sombría Larus fuscus anillada en Asturias. Lleva anilla negra y código blanco AK4W. El Musel es un puerto con tráficos sucios, por lo que la anilla está manchada y el código no parece blanco. La gaviota tiene el ala derecha un poco fastidiada; aunque vuela con facilidad. Una aceptable foto de digiscoping, con el modelo colaborando en un posado a menos de diez metros:



Y una última foto, con la sombría posada en el tejado de las bodegas de Rendiello.



Dos lavanderas blancas enlutadas Motacilla alba yarrellii picoteaban el suelo en busca de comida. Mientras, bordeando el muelle en un vuelo entre las antenas de las barcas de pesca, un inmaduro de charrán patinegro Sterna sandvicensis oteaba en busca de un bando de "rumia" que le sirviera de cena. Ya casi de noche una pequeña cantidad de gaviotas se posaron para dormir en la zona del desguace de La Osa, engrosando el bando que ya había.


Daniel López Velasco nos manda unas fotos de lo más interesante visto por él este fin de semana en el embalse de San Andrés de los Tacones. Un primer invierno de gaviota cáspica Larus cachinnans:



La hembra de primer invierno de porrón bastardo Aythya marila que Pablo Fernández Pérez fotografiara y publicara antes en el blog. Dani nos da algunas claves para datar el sexo y la edad. Es hembra de primer invierno por tener el ojo oscuro, no amarillo dorado y tener poca cantidad de blanco en la parte superior del pico, entre otras cosas. Si fuera macho tendría ya negro en la cabeza, más gris en el cuerpo, mucho menos blanco en el pico...



También pudo ver un adulto de azor común Accipiter gentilis y dos andarríos grandes Tringa ochropus.

Y, por último, una foto de la presunta gaviota argéntea nórdica Larus argentatus argentatus de tercer invierno. Esta de El Musel. La que echó a volar un poco antes de que yo llegara. Un ave con gran cantidad de blanco en P10 y P9 para su edad, tamaño muy grande, el tono del gris es casi tan oscuro como el de una gaviota patiamarilla Larus michahellis...



Gracias a Dani por las fotos, los datos y las estupendas explicaciones.

No hay comentarios: