domingo, 22 de noviembre de 2009

Por El Rinconín y el Parque Isabel la Católica

Nuestros amigos Iván Díaz Pallarés, Yoli, Laure y Pablo Fernández Pérez estuvieron dando una vuelta por los sitios citados en el título de esta entrada. Iván estuvo ayer por la desembocadura del río Piles. Yoli, Laure y Pablo lo hicieron hoy por el parque. Iván me cuenta que el número de Correlimos oscuros Calidris maritima aumentó este año respecto a temporadas anteriores. Asimismo me comenta una historia muy simpática sobre la conducta pescadora de un joven de Cormorán moñudo Phalacrocorax aristotelis. El cormorán en cuestión, después de subirse muy torpemente al paseo del muro, sorteó un montón de piedras del pedrero hasta llegar a un charquín que la marea baja había dejado aislado. Dentro del pequeño charco estaba su comida: Unos cuantos peces de buen tamaño de los que el cormorán dio cuenta. Algunas buenas personas que estaban preocupadas viendo la torpe conducta del bicho, pues pensaban que tendría algún problema de salud, quedaron sorprendidas de la conducta del jovenzuelo. Iván nos dice que todo ello fue: "Muy divertido y bastante sorprendente". Me hubiera gustado verlo, la verdad. A continuación, un par de fotos de Iván: Del listo cormorán y de uno de los correlimos oscuros.






Por su parte, Yoli, Laure y Pablo vieron de nuevo a la porrona moñuda marcada. La placa, como Yoli y Laure me comentan en su correo (y se pudo ver en una de las fotos de Pablo en una entrada anterior), cada vez está más gastada. Y ello puede ser debido a que el ave está rascándola a menudo con la pata, pues debe molestarle en alguna forma. El marcaje con colores es una herramienta estupenda para controlar a las aves a distancia. Pero viendo cosas como la que nos cuentan, a veces uno piensa si no sería mejor dejar todo como está hasta encontrar un método menos agresivo de marcaje. Nos mandan unas fotos de la hembra marcada, de un joven de Porrón moñudo Aythya fuligula con una pose muy simpática y del Porrón pardo Aythya nyroca que, como os comenté, es más que probable que fuera el localizado en San Andrés fechas atrás por Daniel López Velasco.








Muchísimas gracias a todos ellos. Tanto por los datos, como por las fotos. Este blog que Juan Bueno Pardo empezó, sigue vivo y es lo que es (mucho, o poco) gracias a las aportaciones de todos los que nos movemos pajareando por la zona del concejo de Gijón.

No hay comentarios: