martes, 2 de febrero de 2010

Día Mundial de los humedales en Asturias. Gorriones comunes.

Hoy se celebra el Día Mundial de los Humedales. No voy a hablar en esta entrada de observaciones de aves. Voy a hacerlo, principalmente, de este importante evento, que intenta poner de relevancia el importantísimo papel que tienen los humedales para el mantenimiento de la biodiversidad. La S.E.O. (Sociedad Española de Ornitología) organiza actos conmemorativos en distintas provincias españolas; pero no en Asturias. En nuestra provincia se harán, que yo conozca, estas actividades:

En la Ría de Villaviciosa se van a hacer recorridos por la Reserva Natural que tendrán lugar entre las 11 y las 14 horas. También se proyectará en el Centro de Interpretación la película "Los humedales mantienen nuestro planeta vivo".

En el enclave de Zeluán, en la Ría de Avilés, el Grupu d'Ornitoloxía Mavea pondrá un punto de información hoy martes por la mañana. Y el domingo día siete de febrero, entre las 12 y las 14 horas, volverá a realizar la misma actividad. También ha mandado una nota de prensa a los medios de comunicación.

Y en La Furta, Corvera, el ayuntamiento organizará una visita para escolares, con charlas, exposiciones, talleres y una visita al humedal.

Todas estas actuaciones son muy necesarias. Los humedales son piezas básicas en los ecosistemas. Su importancia viene refrendada por la redacción y firma por una multitud de países del llamado Convenio de RAMSAR. La Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, conocida en forma abreviada como Convenio de Ramsar, fue firmada en la ciudad de Ramsar (de ahí su nombre), Irán, el 2 de febrero de 1971. Y entró en vigor en 1975. Su principal objetivo es «la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo». el enlace a la página del Convenio de RAMSAR es:

http://www.ramsar.org/cda/ramsar/display/main/main.jsp?zn=ramsar&cp=1_4000_2

España, como no podía ser menos, suscribió dicho convenio. Según datos del año 2007, había 63 sitios RAMSAR en nuestro país. El único humedal de nuestra región que actualmente forma parte de la red es la ría del Eo, fronteriza con Galicia. Está en trámites de incorporación la ría de Villaviciosa.

Como os decía, todo esto está muy bien para que nos demos cuenta de la importancia que tienen estos sitios. Las distintas organizaciones ecologistas y conservacionistas intentan poner, altruistamente, su gota de agua para la conservación de los humedales. Pero la Administración (que está formada por personas que cobran por gestionar adecuadamente estos humedales) tiene a uno de estos sitios RAMSAR en un estado de abandono sangrante. Uno de los más emblemáticos de toda España, Las Tablas de Daimiel, está en un estado lamentable, prácticamente irrecuperable. Como casi todos sabéis este humedal ha sufrido multitud de agresiones a lo largo de las últimas décadas, lo que ha producido que la turba que se encuentra en el subsuelo entre en combustión espontánea. El problema se le ha escapado de las manos a los responsables, que han sido inesperadamente ayudados por las intensas lluvias caídas estas últimas semanas. Pero el problema de la sobreexplotación de los recursos hídricos de los distintos ríos y acuíferos subterráneos que alimentan a las Tablas de Daimiel no se soluciona porque caigan cuatro, o cuatrocientas mil, gotas de lluvia. Tampoco el de los incendios subterráneos.

Volviendo a Asturias: Viendo como están las Tablas de Daimiel (incluídas también en el Registro de Montreux, que es un registro de los humedales incluidos en la Lista de Humedales de Importancia Internacional en los que se han producido, se están produciendo o se pueden producir cambios en las características ecológicas como consecuencia del desarrollo tecnológico, la contaminación o de cualquier otra intervención del hombre), uno no sabe muy bien si quiere que la ría de Villaviciosa se incorpore al citado RAMSAR. Y sí que le gustaría que los actuales humedales asturianos gozaran de una mayor protección efectiva, prohibiendo actividades molestas o peligrosas para las aves, como la navegación de embarcaciones de todo tipo por zonas sensibles, vigilando el cumplimiento de la prohibición del marisqueo y pesca deportivas en las zonas ya vedadas, desestimando los proyectos de construcción de puertos deportivos, pasarelas peatonales, la ampliación de puertos comerciales hacia sitios de alto valor ecológico (como va a suceder en la ría de Avilés. Ya ha pasado en parte, con lo que se ha rellenado en la zona de Recastrón), etcétera.


En cuanto a los gorriones comunes: El B.T.O. (British Trust for Ornithology) ha lanzado la voz de alarma con motivo de la enorme disminución de efectivos que ha sufrido en Gran Bretaña el más común de los pájaros urbanos: El gorrión común Passer domesticus. Todos tenemos en la memoria el recuerdo de bandos de decenas de gorriones que acudían a comer los restos del pan duro que la gente le echaba a las palomas. Podíamos verlo fácilmente yendo al parque de Isabel la Católica, al paseo de Begoña, al Campo Valdés, o a cualquier otro parque o jardín urbano. Actualmente las palomas siguen abundando. Los gorriones comunes son ya más raros. Y en el Reino Unido pasa lo mismo que aquí. Calculan los británicos que este pajarín ha sufrido una disminución de ¡10.000.000! de efectivos en veinticinco años. Diez millones menos de gorriones en un cuarto de siglo. El declive de la especie no es uniforme. En algunos lugares de Gran Bretaña se ha producido un incremento en el número de gorriones. Pero en el global de ejemplares de la especie se ha perdido entre un 40% y un 50% en los últimos veinticinco años. Las razones de la disminución son varias. En la ciudad se cree que puede estar debido al actual sistema de construcción de viviendas. En las zonas rurales estaría causado por la forma en la que ahora se cosecha el grano. El enlace a la noticia es el siguiente:

http://www.bto.org/appeals/house_sparrow.htm

Incluso en el puerto de El Musel, donde las descargas de grano son habituales y la comida abunda, los bandos de gorriones comunes son ya más escasos y pobres en efectivos. Suelen verse bandos más nutridos de pardillos comunes Carduelis cannabina invernantes que de gorriones residentes.

2 comentarios:

Ángeles dijo...

Hola Nacho, y los demás:

¿Puedéis recordarme cuándo vísteis por ahí, últimamente, Gaviota enana?.

Lo pregunto porque ayer ví una de 1er inv. en la Ría de Navia, y no sé si es un poco tarde, o todavía no.

Mucha gracias.

Un saludo, Ángeles.

Nacho Vega dijo...

Hola Ángeles:

Para una cita invernal es algo tardía. La última cita de aquí creo que es del 17 de enero, que tampoco está mal.

Saludos.

Nacho.