domingo, 25 de abril de 2010

Halcones peregrinos. Mirlo común. Otras observaciones.


Nuestros buenos amigos Miguel Puente Prendes, Yolanda Marcos Aparicio y José Laureano Álvarez Ramos, nos ceden unas bonitas imágenes para la entrada de hoy. Yoli y Laure nos envían unas fotos, tomadas en un cortado rocoso del concejo de Gijón, de una familia de Halcones peregrinos Falco peregrinus, el popular "ferre palomberu". Dos pollos, ya bastante crecidos, esperan el momento de su primer vuelo:








Miguel nos envía una foto de un pollo de Mirlo común Turdus merula. El "ñerbatu" asturiano. Y una de las presas pontenciales de los Halcones peregrinos:




En lo que se refiere a las "otras observaciones", hoy por la tarde vi a un Halcón peregrino volando sobre un conocido centro comercial sito en La Calzada. Llevaba en las garras un pajarín negro, probablemente un mirlo. Seguramente iba a alimentar a dos pequeñajos cubiertos de plumón blanco. Un poco más adelante, una Urraca Pica pica, "pega" en asturiano, entraba y salía de un nido hecho en un árbol, en plena mediana de una avenida con un constante tráfico de vehículos. En el puerto de El Musel solamente unas pocas Gaviotas patiamarillas Larus michahellis, y aún menor cantidad de Gaviotas sombrías Larus fuscus, descansaban sobre el pantalán cerca del cual vimos el viernes al Frailecillo atlántico Fratercula arctica.


Gracias a Yoli, Laure y Miguel por su ayuda.

2 comentarios:

Iván Díaz Pallarés dijo...

Da gusto ver al ferre nel mismu sitiu sacando'l ñeru to los años...y pasando desapercibíu, que ye lo más complicao, tando onde tan.

Nacho Vega dijo...

Hola Iván:

Pues sí, da gusto verlos.

La verdad es que la gente pasea por la zona, van colegios, jubilados, etcétera y nadie le hace caso a los halcones. Y tiene su parte negativa: Si los "profes" se molestaran en explicarles a los críos lo que tienen allí, a tiro de piedra, algún chaval podría aficionarse y seguir la tarea que empezaron gente como D. Alfredo Noval y compañía. Ahora hay estupendos ornitólogos, algunos aún jóvenes. Muy jóvenes, incluso. Pero nunca está de más cuidar "la cantera".

Gracias por la visita y el comentario.

Nacho.